Los cultos fang

Compartir

Datos principales

Inicio 
5000AC
Fin 
1900DC
Rango 
5000AC to 1900DC
Periodo 
África
Lugar 
Derechos 

Desarrollo

Los fang, pueblo guerrero desde hace muchas generaciones, sienten verdadera pasión por sus antepasados, a los que cantan en interminables poemas épicos. Quizá estos relatos, como la contención de muchas de sus figuras y de todas sus máscaras, sea un resto de su lejano origen septentrional. Esta pasión por los muertos se constituye en el centro de su culto y de su arte, e incluso sus lamentos versificados son dignos de mención: "Padre, ay, ay, ¿por qué, oh padre, abandonas tu hogar?/ Un hombre te ha matado, oh padre./ Vosotros buscaréis la venganza de su muerte./ Tu sombra va a pasar a la orilla opuesta./ Oh padre, ¿por qué abandonas tu hogar, oh padre?/ El cielo se aclaró, los ojos se oscurecieron;/ el agua cayó del árbol gota a gota, la rana salió de su agujero./ Mirad, es la casa del padre./ Recoged las yerbas funerarias./ Salpicad del lado derecho, salpicad del lado izquierdo:/ un hombre ve ahora las cosas invisibles" (trad. de R. Martínez Fure). Cuando mueren un hombre o una mujer, sus hijos o sobrinos lo entierran, y meses después recogen su cráneo. Así comienza un rito semejante al de los kota, y que expondremos con las palabras de G. Tessmann, sabio estudioso de los fang (o angwe, como entonces se los llamaba a principios de nuestro siglo: "Cuando la muerte de otros parientes próximos permite completar la colección de cráneos, se prepara... un recipiente de corteza,... que se coloca en un rincón de la casa. Los cráneos y fragmentos se sitúan en el fondo, entre trozos de corteza de Copaifera y fragmentos de Prevostea africana, recortados y teñidos con paduk; esta planta trae buena suerte. Se añaden también otros talismanes. El resto del bote se llena después con hojas de banano secas, y se cierra. Sobre la tapa aparecen sentadas una o varias figuritas de madera; sus grandes ojos de hojalata contemplan con mirada ausente la vida cotidiana de la casa, como si viniesen de otro mundo y como si no pudiesen entender en absoluto los asuntos de los hombres". Poco podemos añadir a estas palabras, salvo que también, en ocasiones, simples cabezas sustituyen a las figuras enteras, y que hoy, gracias a los estudios de L. Perrois y M. Sierra, pueden dividirse estas piezas en diversos estilos regionales.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto