Los Basanos

Compartir

Datos principales

Inicio 
1550DC
Fin 
1600DC
Rango 
1550DC to 1600DC
Periodo 
Renacimiento9

Desarrollo

Los experimentos lumínicos que en tantos lienzos realizó Tintoretto y en alguna ocasión ocuparon los nocturnos de Tiziano, fueron preparando la preocupación barroca por el volumen y el claroscuro que acabará afirmándose con el realismo tenebrista de Caravaggio. Esa fue parte importante del quehacer, menos grandioso y más pastoral y campesino, de Jacopo da Ponte, conocido como Jacopo Bassano por la localidad de ese nombre en el Véneto, al pie de los Alpes Dolomitas, donde nació en 1517 y allí murió también en la última década del XVI. El estilo de Bassano en su andadura inicial, aunque no acometió grandes decoraciones murales y evitó los temas alegóricos y mitológicos, se decantó hacia un manierismo que, tras su aprendizaje con Bonifacio Veronese, se nutrió de préstamos de Pordenone y de Lotto. Prefirió los temas familiares y devotos por una inclinación al detalle y a lo menudo, como a veces hallamos en Veronés, pero el alargamiento de las figuras llega en ocasiones a patrones cercanos a Parmigianino, como en la Degollación del Bautista (Museo de Copenhague) o la Epifanía del Museo de Viena, y ese es un influjo que Dominico Theotocopuli, el Greco, y uno de nuestros más grandes pintores, recogerá en sus días venecianos. Desde Bassano, donde residió casi siempre, atendió Bassano a sus numerosos clientes venecianos y también de toda Europa, donde eran estimados sus lienzos para decorar corredores y estancias por adecuarse los temas bíblicos o cristianos del argumento a mostrar temas animalísticos o aparadores de loza. Pasan de un centenar los cuadros existentes en España y muchos más le adjudican los inventarios. Entre ellos el Prado contiene tres de los más abundantes en repertorio animalístico, como la Creación de los animales y las aves, la Reconvención a Adán y la Entrada de los animales en el arca de Noé, que lo posibilitaban, lo mismo que otros motivos de la iconografía cristiana como la Adoración de los pastores o de los Reyes, daban pretexto para introducir perros, ovejas, caballos o camellos. También le daba pretexto la Expulsión de los mercaderes del Templo, tema también interpretado por El Greco, y el Prado posee un par de versiones. No abundan sus retratos, pero el Prado muestra su Autorretrato de busto, con gorro negro y cuello blanco. La noche navideña le daba ocasión para tratar la Adoración de los pastores (Prado) como escena de nocturno, iluminado a la luz de candiles o carbones encendidos, que provocaban sobre los rostros resplandores de aparecidos brotando de los fondos negrísimos, o, a veces, como también hará El Greco, convirtiendo al Niño Jesús en foco de resplandor. Sus hijos Francisco (nacido en Bassano en 1549, muerto en 1592) y Leandro Bassano (1577-1622) continuaron su huella, cubriendo los deseos de amplia clientela con escenas de género útiles para introducir bodegones en aparadores de loza y vajilla de metal, y motivos animalísticos, como El rico avariento y el pobre Lázaro, en el Prado. El más joven de los Bassanos también pintó retratos y se atrevió a más complejas composiciones, como el Embarco del Dux en la riva dei Schiavoni de Venecia, ante embarcaciones y séquito, con la silueta de San Giorgio Maggiore en el horizonte, lienzo que guarda asimismo el Museo del Prado.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto