Las carreras de carros

Compartir

Datos principales

Inicio 
753AC
Fin 
476DC
Rango 
753AC to 476DC
Periodo 
Roma
Lugar 
Derechos 

Desarrollo

Más pasión que la lucha desataron en Roma las carreras de carros, llegando incluso a producir divisiones partidistas entre los asistentes. Era el fútbol del mundo antiguo. Originalmente las carreras se celebraban en honor de Consus, una deidad agraria, por lo que el evento se integró en las fiestas celebradas en abril para honrar a la diosa de la cosecha -Cerealia-. La carrera iba precedida también de un desfile -pompa- que partía del Capitolio, atravesaba el foro y llegaba al Circo Máximo. Tras el desfile se procedía al sorteo para determinar el lugar de salida de cada una de las facciones en liza: blancos, azules, rojos y verdes. Los carros estaban tirados generalmente por cuatro caballos y se situaban en su correspondiente calle -carcer-. El presidente daba la salida, momento en el que estallaba el delirio. La carrera no era una cuestión de rapidez, sino de táctica y técnica. Colocarse bien y obstaculizar los progresos del contrario era más importante que poseer caballos veloces. El equino fundamental era el de la izquierda, ya que debía realizar los giros, por lo que no iba atado al carro sino a su compañero. Su nombre eras funalis. Era bastante fácil volcar el carro, chocar contra la spina o contra otro carro, lo que en el argot se llamaba naufragar. La victoria se decidía en los últimos metros, cuando el público enloquecía apoyando a su color. Incluso existía cierta correspondencia cromática con las clases sociales. Los partidarios de los azules se reclutaban entre los miembros de la aristocracia, mientras los verdes eran más populares. El espíritu partidista llegó a provocar enfrentamientos entre los espectadores. Como ocurrió con los gladiadores, algunos aurigas y sus caballos también alcanzaron la fama, especialmente entre [las damas#CONTEXTOS#774,8053], celebrándose sus victorias y sus gestas amorosas. Entre ellos destacó Dioclés, auriga procedente de la Lusitania, que venció en 1.462 carreras y ganó más de 35 millones de sestercios. Los espectáculos eran anunciados en carteles realizados en colores rojo y negro que se distribuían por toda la ciudad. Junto con las distribuciones gratuitas de alimentos, los juegos eran la manera más utilizada para ganarse la simpatía popular. Panem et circenses contentaban a la plebe, que de esta forma no se dedicaba a prestar atención a las cuestiones gubernamentales.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto