La pintura del helenismo temprano

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC
Periodo 
La identidad
Derechos 

Desarrollo

Si en el campo de la arquitectura y de la escultura alternan las tendencias conservadoras y clasicistas con algunos planteamientos novedosos y originales, llamados a más amplia proyección, no hemos de pensar que entre los pintores las actitudes fueran diferentes. En efecto, es más que probable que, a lo largo de su vejez, Apeles se mantuviese fiel a su estilo, formado en la escuela de Sición y en la corte de Alejandro. Otro famoso pintor amigo suyo, el infatigable y minucioso Protógenes, le acompañaría en sus principios estéticos, si, como sugieren los textos, levantaba el entusiasmo de conocidos clientes de la escuela de Lisipo, como eran los ciudadanos de Rodas y Demetrio Poliorcetes. Este último, según se cuenta, incluso respetó la casa del artista mientras combatía a los rodios. Pero, frente a estos mantenedores de la tradición, las fuentes escritas nos recuerdan a artistas más independientes y creativos. Es el caso, por ejemplo, del pintor Antífilo, que trabajaba en la corte de Ptolomeo I y era considerado enemigo personal de Apeles. Su actividad polifacética le llevó tanto a la creación de un género caricaturesco, el de los grìlloi o negritos cabezudos, que tendrá enorme éxito en Roma, como a análisis lumínicos bastante audaces: es lo que parece evocarnos Plinio cuando, para describir una de sus obras, nos dice: "se admira un niño soplando en un fuego que ilumina a la vez la casa -muy bella por cierto- y la cara del niño" (NH, XXXV, 138). Pero acaso más interesante aún fue Teón de Samos, que mantenía una estética llamada a los mayores éxitos: era el principio de la "phantasía", definida por Quintiliano como la capacidad de evocar "la imagen de cosas ausentes con tal intensidad que se cree verlas con los propios ojos y parecen presentes" (Inst. Or., XII, 10, 6). Según añade sabiamente el orador, "quien controle bien este arte tendrá absoluto dominio sobre los sentimientos". Un ejemplo de esta pintura directa, retórica y sugestiva nos es descrito en un texto de Eliano (Var. Hist., II, 44), que precisamente se titula "Descripción de un cuadro del pintor Teón", y que muestra un guerrero surgiendo de la puerta de una muralla: "Este joven soldado se lanza lleno de ardor al combate. Diríasele presa de un ataque de furia, como inspirado por Ares. Sus ojos lanzan una mirada terrible... Comienza ya a protegerse tras el escudo; blande su espada con aspecto sanguinario y ojos asesinos... Teón no se ha preocupado por representar más... Le ha bastado este simple hoplita para cubrir las exigencias del cuadro". Ciertamente, se trata de una descripción vivaz; su tensión y expresividad casi nos inclinan a ver en Teón, como algunos han querido, el autor de un famoso cuadro, conocido a través de copias pompeyanas, con el tema de Aquiles en Esciro: el dinamismo de la acción, la intensidad retórica de las miradas, nos hablan de un lenguaje semejante, aunque el protagonista está aquí rodeado de personajes y objetos. De cualquier modo, tanto Teón como este cuadro parecen dirigirnos sin posible vuelta atrás hacia el barroco pergaménico.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto