La ofensiva italiana

Compartir

Datos principales

Inicio 
1941DC
Fin 
1943DC
Rango 
1941DC to 1943DC
Periodo 
Africa

Desarrollo

Hasta comienzos de julio los italianos no se mueven. Este tiempo es aprovechado por los británicos para adiestrar a sus tropas, bombardear los puertos enemigos y llevar a cabo cierta actividad antisubmarina. Finalmente, con gran retraso, los italianos van a atacar débilmente en Sudán, donde ocupan, el día 4, Kássala y Gallabát, el 6, Kurmúk, y el 14 Guezzán. La ofensiva se detiene. En Kenya, el 15 de julio, los italianos conquistan Moyale, penetrando 90 km y suprimiendo el saliente del mismo nombre; el 1 de septiembre ocupan Debal y Buna, deteniéndose. El 3 de agosto, los 17 batallones de infantería y de áscaris del general Nasi penetran en Somaliland, defendido ya por los cinco batallones del general Goodwin-Austen (británicos e indios). El 7 los atacantes ocupan Odweina y Hargueisa, el 8 Zeila; tras duros enfrentamientos, entre el 11 y el 16 entran en la capital Bérbera, el 19. Los italianos han obtenido una victoria neta, pero costosa (más de 2.000 bajas) y de utilidad mediana, al aumentar el ya enorme territorio a controlar, y por su escaso valor estratégico. Tras la conquista del Somaliland, los italianos vuelven a la pasividad y a la espera. Los británicos, por el contrario, hacen afluir nuevas unidades británicas y coloniales (sudaneses, indios, kenyanos, sudÁfricanos, etc.), a las que se suman pronto "franceses libres" (degaullistas) y belgas y congoleños, y a los que hay que añadir los guerrilleros etíopes. En enero de 1941 los generales Platt y Cunningham disponen ya de más de 70.000 soldados y más de 35.000 guerrilleros etíopes, para alcanzar más adelante una cifra situada entre 180.000 y 200.000. Y llega material en abundancia (camiones, carros y otros blindados, aviones -entre ellos cazas Hurricane y algunos Spitfire-, gran número de cañones, etc.) y provisiones. Platt, llamado el Caíd, será el eficaz organizador de las renovadas fuerzas británicas. Platt dirigirá a las fuerzas del Norte, Cunningham a las del Sur. Y reaparece el Negus (en Jartúm), cuya proximidad infunde moral a los etíopes y provoca nuevos levantamientos en Etiopía y deserciones de áscaris en las filas italianas. Junto a los etíopes aparecen, como antes en España, algunos dirigentes antifascistas italianos como los comunistas Barontini y Spano. Por su lado, el Negus, noblemente, ordenará a sus súbditos que no se venguen de los italianos.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto