La herejía de Akhenatón

Compartir

Datos principales

Inicio 
3300AC
Fin 
395DC
Rango 
3300AC to 395DC
Periodo 
Egipto antiguo
Lugar 
Derechos 

Desarrollo

En el cuarto año de su reinado el faraón Amenofis IV abandonó Tebas y se estableció en una nueva capital fundada al efecto en el Alto Egipto, cerca de el-Amarna, llamada Akhetatón. El motivo de la salida de Tebas era claro: quería alejarse de los poderosos sacerdotes de Amón e imponer una nueva religión, en la que Atón se convertía en el dios único frente al politeísmo anterior. La nueva religión era, de hecho, una auténtica revolución, pues suponía decantarse a favor del culto al disco solar Atón y abandonar todo el complejo sistema de creencias previo, especialmente el culto a Amón. Con el cambio, el faraón abandonó también su nombre y se hizo llamar Akhenatón, "el esplendor de Atón". Desconocemos el papel que jugaron en esta decisión, si es que lo hicieron, su esposa Nefertiti y su familia, aunque sí sabemos que la ruptura con la tradición supuso un fuerte enfrentamiento. Privilegios, funciones y riquezas les fueron sustraídas a los sacerdotes del clero de Amón; el nombre de este dios fue eliminado de todas las inscripciones, una decisión que va mucho más allá de lo simbólico, dado el carácter mágico de la escritura; todos los funcionarios civiles y religiosos, así como los miembros de la familia, fueron obligados a incorporar el nombre de Atón al suyo propio. La decisión del faraón conllevó fuertes tensiones, debiendo el Estado afrontar revueltas y agresiones exteriores, especialmente de Siria-Palestina. La tensión alcanzó a la pareja real, enfrentando a Akhenatón con su esposa Nefertiti. La muerte del faraón hacia el año 1335 a.C. y la subida al trono, poco después, de Tutankhatón, facilitó una vuelta al viejo dogma religioso. La reforma y sus partidarios se fue debilitando, de tal forma que el joven faraón sólo tuvo que cambiar su nombre por el de Tutankhamón para que todo volviera a su anterior cauce. La capital fundad por Akhenatón fue abandonada tras veinte años de ocupación, aun sin haber sido completada. Las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz objetos interesantes, como el retrato de Nefertiti conservado en el Museo de Berlín, o la cuantiosa correspondencia entre el faraón y algunos territorios de Mesopotamia.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto