La belleza de Santa Sofía

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC
Periodo 
Santa Sofía

Desarrollo

Guiado por su vocación universal, Justiniano construyó a lo largo y ancho de todo el Imperio. Rávena al oeste y Belén y Jerusalén al este, o las realizaciones de Efeso o el monte Sinaí, dan una idea de la envergadura de su labor. Pero sus esfuerzos más intensos se dirigieron al corazón del Estado. Constantino y Teodosio habían transformado " class="manita" data-toggle="popover" data-content="Siendo en origen una colonia megarense fundada en el año 658 a. C que crecería en época de Septimio Severo, la nueva Roma de Constantino se erigió a partir del año 324. Su ritual de fundación respondió a la más pura tradición pagana: el emperador trazaría con la punta de su lanza un perímetro tres veces mayor que la floreciente ciudad severiana. Al imponerse la religión cristiana como culto oficial en el año 392, se difundiría el mito de que la ciudad estaba consagrada a la Virgen y que era una ciudadela santa, la nueva Jerusalén.">Byzantium de una ciudad colonial menor en la capital del mundo civilizado, aunque tuviera que competir con rivales de la talla de Alejandría, Antioquía o la vieja Roma. Justiniano hizo de Constantinopla el centro del pensamiento, el arte y la cultura contemporáneos, superando claramente a las demás hasta hacerla digna de su imperial majestad. Y dado que el plan general de la ciudad había sido perfilado con anterioridad, su tarea se orientaría en otra dirección. Los documentos nos hablan de que mandó levantar edificios religiosos como Santa Irene o Santa Sofía, que habían sido afectadas por la insurrección Nika, o la de los santos Sergio y Baco, al sur del Gran Palacio, una zona que no había sido afectada por los disturbios. Y del mismo modo que el obelisco de Teodosio o la columna de Arcadio habían sido erigidos para perdurar como hitos de la memoria histórica del Imperio, las obras públicas de las que Justiniano se ocupó -Basílica Cisterna, Filoxeno- nos muestran su afán cívico y los importantes trabajos que llevó a cabo en el Gran Palacio, donde sus partidarios se habían refugiado durante la revuelta, revelan el carácter de este recinto, ostentoso podio de su magnífico dominio.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto