Humanismo y Renacimiento

Compartir

Datos principales

Inicio 
1500DC
Fin 
1600DC
Rango 
1500DC to 1600DC
Periodo 
Cd8-1

Desarrollo

Aparte de condiciones socio-políticas y económicas favorables, gestadas durante la Baja Edad Media, de un sustrato clasicista siempre latente y de la presencia, digamos mediata y constante, de ruinas y monumentos de su pasado clásico, aspectos todos a tener en cuenta para la génesis -y temprana eclosión- del Renacimiento italiano, éste se desarrolla, sobre todo, a través de las vías de conocimiento suministradas por el Humanismo neoplatónico que, además de hacer al hombre centro y medida del universo, propugna como base la concordatio entre culturas pagana y cristiana. La escisión protestante iniciada en 1517, el Saco de Roma, 1527, por las tropas imperiales y la Contrarreforma, fundamentalmente a partir del Concilio de Trento, inaugurado en 1545, son hitos esenciales de la crisis de esta idea de concordatio, íntimamente ligada a la del Renacimiento Clásico y a la formulación del Manierismo. Este Humanismo neoplatónico no se desarrolló en el resto de Europa, donde no hallamos esa conjunción entre religión cristiana y filosofía neoplatónica. Es aquí el erasmismo lo verdaderamente importante como sustrato cultural e ideológico; se trata de un movimiento humanístico que propugna una renovación de la religión tradicional y cuyo desarrollo ideológico derivará hacia la Reforma luterana. El Humanismo erasmista supone una renovación radical de la idea de religión, mediante la crítica a los excesos formalistas en las ceremonias y ritos, y, sobre todo, valorando positivamente la reflexión religiosa íntima del individuo; ello va a ser decisivo en la formulación de un nuevo concepto de imagen religiosa. Al mismo tiempo, potencia determinadas actitudes prácticas como auténticas y positivas, en oposición a un falso teoricismo libresco. En este sentido, la afirmación de Luis Vives, uno de los más conspicuos erasmistas, en su "De tradendis discipliniis" resulta contundente; recomienda a los filósofos que no desprecien el valor de la técnica y de las máquinas y que el conocimiento directo de estos aspectos no debe sonrojar al filósofo ni al científico.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto