Francia septentrional

Compartir

Datos principales

Inicio 
38000AC
Fin 
9000AC
Rango 
38000AC to 9000AC
Periodo 
Paleolítico Superior
Derechos 

Desarrollo

En Francia, los puntos más septentrionales son las cuevas de Gouy (Alta Normandía), Croc-Marin (Fontainebleau), Le Cheval de Arcy-sur-Cure (Borgoña), Mayenne-Sciences (Loire) (con la pareja mamut + caballo, siete caballos, un bisonte, etc.), Blanchard de la Garenne (Indre) y el abrigo de Le Roc aux Sorciers de Anglés-sur-I'Anglin (Vienne). Este último es una larga pared de una cincuentena de metros, de los que quince conservan una serie de bajorrelieves que estuvieron pintados. Entre ellos destaca el grupo de las tres venus, de tamaño natural y representadas sólo de medio cuerpo para abajo. El resto de la decoración comprende cinco o seis bisontes, dos o tres caballos y varios cápridos. En las excavaciones de S. de Saint-Mathurin y D. Garrod se encontraron varios fragmentos desprendidos, entre ellos [una cabeza de hombre#CONTEXTOS#2788] en bajorrelieve con los cabellos y la barba acentuados con color negro (Musée de l'Homme, París). No lejos, en Lussacles-Châteaux, se halla la cueva de La Marche, en la que, desde 1937, fueron halladas, por L. Péricard y S. Lwoff y otros, más de 1.500 piedras con grabados, muchas de las cuales pudieron unirse y fueron minuciosamente estudiadas y publicadas por L. Pales, con la colaboración de M. Tassin de Saint-Pereuse. Al norte de la región clásica del Dordoña-Vézére hay varias cuevas -La Mairie (Teyjat), con bella decoración grabada; Fourneau du Diable (BourdeiIles), varios bloques esculpidos; La Sudrie (Villac); Jovelle (La Tour Blanche) y otras-, pero las que retendrán nuestra atención son las de Rouffignac, Lascaux y Gabillou. La caverna de Rouffignac (en el municipio del mismo nombre), llamada cueva de los cien mamuts, es una cavidad inmensa, con cerca de 10 kilómetros de recorrido explorado, en tres niveles. Sólo el piso superior es rico en arte parietal. Los artistas utilizaron diversas técnicas con las que representaron 150 mamuts, 26 bisontes, 14 caballos, 12 rinocerontes, 12 machos cabríos, 6 serpientes, 2 felinos, 1 antílope saiga, 1 cérvido, 1 oso, 1 cabeza barbuda de frente, 4 antropomorfos, 1 signo indeterminado, 13 tectiformes, 12 signos, 2 grupos de barras y 4 diversos, en total 262 figuras (inventario de Cl. Barrière). Constituye un conjunto homogéneo, tanto por el estilo como por las técnicas, todo lo cual hace pensar en un grupo de artistas muy reducido y trabajando durante poco tiempo. Es notable el Grand plafond con 63 figuras. Rouffignac ha sido atribuido siempre al Magdaleniense IV, que corresponde al Estilo IV antiguo de Leroi-Gourhan. En el municipio de Montignac se halla la cueva de Lascaux, que contiene el más extraordinario de todos los repertorios del arte cuaternario. En 1940, en el mismo momento de la "débacle" francesa ante los alemanes, la cueva fue descubierta por un grupo de jóvenes capitaneados por M. Radivat y J. Marsal. A pesar de los acontecimientos bélicos el descubrimiento tuvo bastante eco. La cueva fue inmediatamente visitada por el abate Breuil y A. Cheynier. Breuil interpretó sus obras de arte como la culminación de su ciclo auriñaco-perigordiense. Después de la guerra mundial volvió allí y efectuó algunas excavaciones. La primera monografía se debe a F. Windels. Entre 1952 y 1963 el abate A. Glory copió los intrincados paneles de grabados. La cueva llegó a tener más de 50.000 visitantes al año, hasta el punto que las pinturas se vieron afectadas, poniendo en peligro su conservación, a causa de la presencia de unas bacterias que provocaron la llamada "maladie verte". En 1963, el ministro A. Malraux mandó cerrarla al público. En 1979 se editó la obra "Lascaux inconnu", que es la suma de todo lo conocido sobre la cavidad hasta dicha fecha, incluidos los calcos del abate Glory. Posteriormente se abrió al público la reproducción parcial llamada Lascaux II. La primera parte de la cueva comprende la Sala de los Toros y el Divertículo Axial, de una veintena de metros de longitud cada uno. De ellos se accede al "Passage" o galería principal, que atraviesa la "Nef" y se prolonga hasta el "Cabinet des Felins", con un recorrido de unos 80 metros. A la derecha del "Passage" se abren el Abside y el Pozo. En las paredes de esta cueva de tamaño medio hay más de 450 figuras identificables. La fauna representada comprende el caballo, el uro, el bisonte, el ciervo y la cierva, la cabra montés, el reno (uno solo, dudoso), el oso, el gran felino y el rinoceronte. En el Pozo hay una escena que incluye un bisonte desventrado, una representación humana esquemática, un rinoceronte alejándose hacia la izquierda, dos propulsores y una azagaya. En la Sala de los Toros, junto a las magníficas representaciones de uros, uno de los cuales mide 5,5 metros de longitud, se encuentra el monstruo llamado la "licorne", de formas macizas, con dos antenas como cuernos, al que ya se ha hecho referencia en el apartado de la fauna. En Lascaux faltan el mamut y el ciervo megaceros, y el reno es muy dudoso, aunque el 90 por 100 de los escasos restos encontrados en las excavaciones corresponden a este animal. Los innumerables grabados copiados por el abate Glory no fueron recogidos -o casi- en las estadísticas de Leroi-Gourhan. A veces forman un "gribouillis" que es difícil hacer entrar en las clasificaciones de este autor. Como hemos dicho, el abate Breuil consideraba que Lascaux era la culminación de su ciclo auriñaco-perigordiense. Actualmente su arte se atribuye al Solutrense medio y al comienzo del Magdaleniense medio (fechas entre 15.000 y 14.000 antes de nuestra era, período de menor frío al que precisamente se llama interestadio de Lascaux). En la clasificación de Leroi-Gourhan constituye la expresión regional del Estilo III. La cueva de Gabillou (Sourzac, valle del Isle), fue descubierta en 1940 al excavar una bodega para una casa en construcción. Pero el hallazgo de Lascaux y la guerra en curso hicieron que se prestara poca atención a su conocimiento. Sobre ella se publicaron varios pequeños estudios, aunque la monografía total no apareció hasta 1964, como obra de Jean Gaussen, médico de Mussidan, que había adquirido la cueva en 1955. Gabillou es una cueva-corredor de unos 30 metros de longitud, aunque no se sabe cómo era su parte anterior, destruida en el pasado, al ser utilizado el lugar desde la época medieval. Los grabados están en las paredes y techos de una especie de pequeñas salas, de las que hay una veintena. El inventario incluye: 59 caballos, 28 renos, 18 bóvidos, 12 bisontes, 8 cabras monteses, 4 felinos, 4 osos (pero 3 dudosos), 2 liebres, 1 cierva, 1 cánido (dudoso), 18 animales indeterminados, fantásticos o compuestos, 4 brujos, 4 antropomorfos y 62 signos, a todo lo cual hay que sumar algunos grabados ininteligibles. Conviene subrayar la riqueza en figuras de renos y de antropomorfos (con cuatro claros brujos y la llamada mujer del anorak). Se trata de un conjunto muy homogéneo. Para Breuil pertenecía a su ciclo auriñaco-perigordiense. Para Leroi-Gourhan las imágenes de Gabillou son del Estilo III en sus dos formas sucesivas, como en Lascaux y en Pech-Merle (entre el Solutrense y el Magdaleniense III-IV). En los alrededores de Les Eyzies-deTayac y de Sireuil, sobre la confluencia de los ríos Vézère y Dordoña, se halla el núcleo más denso de cuevas con arte paleolítico de toda la geografía del mismo. Se trata de una treintena de cavidades con ornamentación de desigual importancia, de las que destacaremos las más notables. Un primer grupo se halla en el término de Sergeac. Se trata, muy próximos entre sí, de los abrigos Reverdit, Blanchard, Castanet y Labattut. De este último proceden varios bloques, uno de ellos con restos de figuras de animales -¿un mamut?-, otro con un caballo grabado realzado en rojo, y otro con un ciervo de color negro y cornamenta en perspectiva torcida. Este ciervo era valorado por el abate Breuil en su sistema cronológico y en su datación paleolítica del arte rupestre del Levante español. En el vecino departamento de Charente hay tres lugares pertenecientes a este grupo: la cueva de Montgaudier (Montbron); el abrigo de La Chaire á Calvin (Moutiers-sur-Boême), con los restos de un friso en bajorrelieve que conserva un animal acéfalo y dos caballos; y el abrigo de Le Roc de Sers, del que proceden una serie de bloques que sin duda formaban un santuario móvil que se apoyaba en la pared de la cavidad y que representa, entre otros, dos machos cabríos afrontados, caballos y bisontes (conservados en el Museo de Antigüedades Nacionales de Saint-Germain-en-Laye). Otro grupo se halla en el término de Meyrals: cuevas del Bison (un mamut grabado y una mano negativa), Sous-Grand-Lac (varios grabados, uno de ellos un antropomorfo) y Bernifal. Esta es la más importante, con 110 figuras (59 grabados y 51 pinturas), que incluyen 24 mamuts, 8 équidos (1 de ellos un asno), 7 bóvidos, 2 cérvidos, 1 oso (dudoso), 3 manos probables y 1 cincuentena de signos (de ellos, 13 tectiformes). El abate Breuil atribuía una parte de esta decoración al Auriñaciense y otra al Magdaleniense antiguo. Leroi-Gourhan incluye todo el conjunto, con alguna excepción, a su Estilo IV. En la comuna de Marquay se encuentra la cueva de La Gréze (con varios grabados, entre ellos un magnífico bisonte perteneciente al Estilo II) y los abrigos de Laussel y Cap Blanc. En Laussel se encontraron (excavaciones Lalanne) varios bloques esculpidos procedentes de la decoración parietal de un santuario exterior. En ellos hay varias representaciones femeninas y una masculina. La "venus á la corne" (Museo de Burdeos) es una conocida figura en bajorrelieve sobre una roca ligeramente convexa, cuya parte más acentuada coincide con el vientre de la figura. Todo el contorno y la superficie de la misma fueron cuidadosamente trabajados. La mano izquierda descansa sobre el vientre y la derecha sostiene el cuerno a la altura del hombro. Luce una abundante cabellera que cae sobre la espalda. Los senos y el sexo están muy marcados. Toda la figura está realzada con color rojo. Procede del nivel perigordiense. En la orilla derecha del valle del río Grande Beune, muy cerca de Laussel y La Gréze, se halla el abrigo esculpido de Cap Blanc. Fue excavado en solo cuatro meses del año 1909 por G. Lalanne y luego publicado por éste y H. Breuil en la revista "L´Anthropologie" en 1911. En los años 1963 a 1965 fue objeto de una minuciosa revisión de A. Roussot. Este autor distingue dos grupos, las figuras 1 a 8 y las figuras 10 a 14. De izquierda a derecha son: 1, animal indeterminado; 2, caballo a la derecha; 3, caballo a la derecha; 4, vestigios debajo del n° 3; 5, caballo a la izquierda, el mejor de todo el conjunto; 6 y 7, encima del anterior, dos figuras superpuestas, toros o cérvidos; 8, pequeña cabeza de caballo que fue arrancada y está en el Museo de Burdeos; 9, vestigios; 10, gran caballo a la derecha; 11, debajo del 10, restos de un pequeño bisonte; y 14, parte posterior de un bisonte que fue arrancado y llevado al mismo museo. Estas esculturas presentan pequeñas manchas de color ocre rojo. Es indudable que el friso es un conjunto incompleto. También parece que algunas de las figuras fueron retalladas o complementadas. Tanto Roussot como Leroi-Gourhan están de acuerdo en que pertenecen al Estilo IV antiguo, concretamente al Magdaleniense III. No lejos de Cap Blanc está la cueva de Comarque (Sireuil), con restos de lo que debió ser una importante decoración grabada.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto