El surrealismo entre el viejo y el nuevo mundo

Compartir

Datos principales

Inicio 
1925DC
Fin 
1940DC
Rango 
1925DC to 1940DC
Periodo 
XX11

Desarrollo

El surrealismo era una religión -tenía incluso papa - y como tal hizo proselitismo en Europa y América en los años treinta, con viajes y revistas, de forma que hasta en Japón llegaron a enterarse. En 1935 Breton y Eluard viajaron a Praga; Breton, Jacqueline y Péret fueron a Tenerife en mayo de 1935, invitados por Oscar Domínguez, para asistir a la Segunda exposición surrealista -la primera se había celebrado en 1933-. Así, al iniciarse la guerra ya había grupos surrealistas importantes en Bélgica, España, Yugoslavia, Inglaterra y Checoslovaquia. En Yugoslavia se publicaba la revista "Lo imposible", desde 1930; en Checoslovaquia el grupo Devetsil dio a conocer el surrealismo en 1933; en Italia sólo se interesaron algunos artistas, de forma aislada, como Arturo Martini (1889-1947), un escultor que acabó en la pintura, y Alberto Savinio (1891-1952), hermano de Chirico, amigo de Apollinaire, que era además escritor y compositor; incluso en Alemania y Dinamarca, a pesar de las dificultades políticas, hubo ecos: en la primera gracias a Richard Oelze, que conoció a los surrealistas en el año 32 en París, y en la segunda, con la revista "Konkretion".El papel de agitador que juega el surrealismo es semejante en España y en Inglaterra. Allí, entre mediados de los veinte y mediados de los treinta tiene lugar un importante despertar de la vanguardia. Paul Nash (1889-1946), funda en 1933 el grupo "Unit One", con Ben Nicholson (1954-1982), Barbara Hepworth (1903-1975) y Henry Moore (1898-1986), que colaboraron con Roland Penrose en la organización de la International Surrealist Exhibition. El más cercano de todos al universo surrealista es Nash, con obras como Puerto y habitación, de 1932-6 (Londres, Tate Gallery).El surrealismo se había dado a conocer al público en exposiciones importantes como las de Bruselas en 1934, Tenerife en 1935, Londres en 1936 y Copenhague en 1937 (organizada por Wilhelm Freddie, con el título Sex-surreal, que la policía cerró por pornográfica).En París se celebraron algunas de las más destacadas, en 1938, 1947 y 1959. La ocupación de esta ciudad por los alemanes dispersó el grupo. A los Estados Unidos emigraron Breton, Masson, Max Ernst y Tanguy, mientras otros -Péret, Paalen- se establecían en México, que ya había fascinado a Antonin Artaud en 1936. Por otra parte, el MOMA de Nueva York, con Roland Penrose, había abierto la primera exposición de surrealismo en los Estados Unidos, en 1936, Fantastic Art, Dada, Surrealism, como un anticipo del paso de la antorcha de la vanguardia de Europa a América.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto