El rey de la casa

Compartir

Datos principales

Inicio 
1870DC
Fin 
1914DC
Rango 
1870DC to 1914DC
Periodo 
Vida cotidiana Fin-d

Desarrollo

El nacimiento de un niño supone su primera entrada en la sociedad, y es al padre a quien corresponde oficializar y registrar el acontecimiento en el Ayuntamiento de la localidad. Por lo general, quienes tienen la posibilidad dejan el cuidado de los bebes a las nodrizas, siendo una práctica bastante habitual entre las familias burguesas. El cuidado del bebe, auténtico tesoro de la reproducción individual, familiar y social, requiere, como novedad aportada en el siglo XIX, de agentes especializados cuya formación corre a cargo de instituciones profesionalizadas. Nace, con este objetivo, la puericultura. Sin embargo, a pesar de las nodrizas, la madre ha de alimentar al niño con su pecho en los primeros meses de su vida, lo que es símbolo de amor a la vez que culto a la naturaleza. El niño, además, se convierte en objeto de mimos y caricias, y sus cuidados se acompañan de la máxima precaución. Todo lo que rodea a los primeros años de vida del niño atañe en exclusiva a la mujer. En consecuencia, los primeros años resultan ser asexuados, en los que no es demasiado importante la definición sexual del individuo. Cabellos largos y parecida ropa visten a los bebés por igual. Cuando aprenden a andar, las faldas de su madre o la niñera, espacio femenino, son su ámbito de desenvolvimiento. Los juguetes alcanzan ahora, en una sociedad en general más pudiente y en la que las familias están deseosas de lucir su estatus mediante el consumo, un lugar destacado en el universo infantil. La sociedad de masas destina a la producción y compra de juguetes un lugar destacado de los presupuestos familiares, especialmente en los medios urbanos. Las muñecas son uno de los juguetes preferidos, siendo relativamente asexuadas a principios de siglo. La primera educación es tarea de la madre, sobre todo la enseñanza de los rudimentos necesarios para aprender leer y escribir. Mimos, caricias y gestos tiernos son contemplados en el seno de la familia burguesa como una herramienta al servicio del niño, que necesita sentirse querido en su proceso formativo y de crecimiento. Además, el uso del tuteo se hace habitual, quizás dando rienda suelta a las emociones y queriendo manifestar un mayor cercanía. En el mismo sentido, los castigos corporales son cada vez menos frecuentes, especialmente en el hogar.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto