El retrato de estado y la pintura de corte

Compartir

Datos principales

Inicio 
1AC
Fin 
1AC
Rango 
1AC to 1AC
Periodo 
Edad Moderna

Desarrollo

Los retratos de Isabel de Portugal, junto con otros retratos del veneciano, fueron el primer eslabón de lo que modernamente se ha denominado el retrato de Estado. Este se origina en las cortes europeas del siglo XVI, particularmente en la de Carlos V gracias a [Tiziano#PINTOR#3451,] a instancias de un grupo de mecenas y admiradores como Federico Gonzaga, María de Hungría o el Cardenal Granvela. El pintor veneciano elaboró una fusión personal de tradiciones representativas nórdicas e italianas, pero prescindiendo de los referentes alegóricos y mitológicos tan al uso en Italia, y creó una imagen del gobernante sobria y majestuosa a la vez. La fórmula, completada más tarde con aportes fundamentales del flamenco Antonio Moro, dio lugar, entre otros, al retrato español de Corte de los siglos XVI y XVII, tanto masculino como femenino. Gráfico En este retrato de Corte, hombres y mujeres desempeñan papeles diferenciados. Aunque ambos participan de un mismo estatismo, en los varones se encuentran signos claros de ejercicio del poder: bastones militares, cetros reales, armaduras y yelmos, collares del Toisón... En contrapartida, reina e infantas ostentan libros de horas, pañuelos, guantes, es decir, muestras de piedad personal y símbolos de estatus, a la vez que señales evidentes de inacción política.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto