El orígen de la cerámica

Compartir

Datos principales

Inicio 
3500AC
Fin 
1800AC
Rango 
3500AC to 1800AC
Periodo 
Area cultural andina

Desarrollo

El origen de la cerámica tiene lugar fuera de la región central andina; es un fenómeno del Extremo Norte y de los Andes Septentrionales. Las cerámicas más antiguas se han detectado en los períodos Turbana (4.000 a.C.) y Monsú (3.350-3.050 a.C.) de Monsú en Colombia, y tienen una fuerte relación formal con la alfarería de Puerto Hormiga (3.090 a 2.552 a.C.) en Colombia y de Real Alto y sitios de los complejos San Pedro y Achallan de Valdivia y Santa Elena (3.500-2.500 a.C.) en Ecuador. También muy tempranas son las cerámicas encontradas en Canapote (1.940 a.C.) y Barlovento (1.560 a. C.) en Venezuela. Esta tecnología no llega a los Andes Centrales hasta 1.800 a.C. en que aparece la cerámica Wayra Jirca-Kotosh, la cual tiene fuertes conexiones con la Tutishcanyo de la selva, también datada en 1.800 a.C. Por último, a los Andes Centro-Sur no llega hasta el 400 a. C. Algunos investigadores, como Meggers, Evans y Estrada han asignado un origen foráneo a las cerámicas americanas más tempranas, haciéndolas proceder de las cerámicas Jomón (6.000-2.000 a.C.) de la isla japonesa de Kyushu; pero en la actualidad se han establecido con claridad sus antecedentes americanos. Sanoja y otros estudiosos estiman que se difundió junto con el consumo de la mandioca dulce desde el Orinoco hasta los Andes y las tierras bajas tropicales de América del Sur. La evidencia obtenida hasta la fecha es que, a excepción de Kotosh y Tutishcanyo, la alfarería surge asociada a pequeñas aldeas situadas en las desembocaduras de los ríos y en las costas dedicadas a la recolección de productos de río y de mar y de carácter vegetal, las cuales introducen rápidamente los cultivos y la cerámica. Sin embargo, esto no sucede en los Andes Centrales, donde agricultura y cerámica no son mecanismos culturales que caminan juntos y, por otra parte, tampoco agricultura/cerámica/ sedentarismo son fenómenos interrelacionados como ocurre en Mesoamérica. Los datos arqueológicos señalan que los pobladores de Las Vegas en la Península de Santa Elena y de Valdivia vivían dedicados a la pesca, la recolección y la agricultura de maíz, algodón, calabazas y raíces, y se establecían en aldeas nueleadas en las costas. Tales asentamientos ocupaban hacia el 2.000 a.C. casi todos los espacios costeros de la cultura Valdivia y tenían en algunas ocasiones incipientes sistemas de regadío, los cuales serían ampliados durante la fase Chorrera.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto