El "italianismo": Mabuse y Van Orley

Compartir

Datos principales

Inicio 
1500DC
Fin 
1600DC
Rango 
1500DC to 1600DC
Periodo 
Cd8-3

Desarrollo

La obra de Mabuse -pintor muy bien representado en el Prado- es una profunda reflexión sobre los presupuestos italianos; sus arquitecturas clasicistas, como marco idóneo para sus composiciones, no se reducen a epidérmicas decoraciones como en " class="manita" data-toggle="popover" data-content="Las figuras más destacadas del siglo XVI en la pintura flamenca serán El Bosco, Patinir, Metsys y los "manieristas de Amberes".">los Mánieristas de Amberes. Los temas mitológicos le atraen asimismo, siendo uno de sus primeros cultivadores en Flandes. No obstante, su visión de lo clásico es la de un pintor flamenco, que insiste en lo real y concreto de las cosas, como fruto de su propia experiencia empírica y con un desinterés total -estaría en este sentido en los antípodas de un Durero- por la proporción clásica, evidente en desnudos como los de su obra Neptuno y Anfítrite. En van Orley, su interés por la arquitectura clasicista como elemento figurativo de composición y, al tiempo, continente de las escenas, le lleva a importantes reflexiones sobre el espacio pictórico como tridimensionalidad que, en obras como El banquete de los hijos de Job, está referida también a las figuras y su disposición precisa y adecuada en dicho espacio, guardando entre sí las distancias apropiadas y puestas a la requerida profundidad. En ambos casos se trata, pues, de una peculiar visión y versión de modos y formas italianos que, no obstante, supone la adopción definitiva en Flandes de estos presupuestos, de tal modo que, hacia mediados del quinientos, lo italiano es también aquí una tradición a tener en cuenta.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto