Madonna del huevo de Piero della Francesca

Fecha:



Comentario

Durante la estancia de Piero della Francesca en la Corte de Urbino realizó varias obras que se consideran cumbres en su producción, entre las que destaca esta Madonna con Niño, también conocida como Pala Montefeltro o Pala Brera.
La Virgen con el Niño dormido en una extraña postura se encuentra en el centro de la tabla. En primer plano, vestido con una armadura plateada, en la que los reflejos permiten contemplar una ventana, se sitúa Federico de Montefeltro, duque de Urbino y uno de los principales clientes de Piero
La Virgen se encuentra acompañada de tres santos a cada uno de los lados. En la zona de la izquierda apreciamos a san Juan Bautista, san Bernardino y san Jerónimo mientras que en la derecha se hallan un evangelista -identificado con dudas como san Juan- san Pedro Mártir y san Francisco.
Tras la Virgen se sitúan cuatro ángeles que dirigen su mirada al espectador.
La escena se desarrolla en un espacio dominado por arquitectura de marcado acento renacentista, especialmente la bóveda de cañón que se cierra con una cúpula en forma de concha, de la que pende un huevo de avestruz. Los casetones decorados con elementos florales tienen un relieve considerable, creando el maestro la sensación de estar en un palacio más que en un espacio sagrado o celestial.
La luz ilumina todas las figuras, reforzando su carácter escultórico y contribuyendo a la formación del espacio en la escena. También sirve para aumentar el efecto de autonomía de los personajes, que aun estando muy unidos entre sí, cada uno se encuentra distante del compañero.