Retratos de papas y cardenales

Fecha:



Comentario

Cuando en 1511 Rafael hace el retrato del papa Julio II establece el esquema de representación pontificia. El modelo aparece sentado, girado en tres cuartos, vistiendo el bonete y la manteleta rojos y el roquete blanco.
Ese mismo esquema será empleado años después por Tiziano para retratar a Paulo III, interesándose también por la captación psicológica de su modelo.
El Greco utilizará como fuente la obra de Rafael al realizar hacia 1600 el retrato del cardenal don Fernando Niño de Guevara, Inquisidor General desde 1599 y arzobispo de Sevilla al año siguiente. El modelo aparece en diagonal, sentado sobre un sillón frailero, ante una pared forrada de cordobán en la que se aprecia una puerta de madera.
Cuando en 1650 Velázquez pinta al papa Inocencio X también sigue el modelo inicial, consiguiendo un espectacular retrato que al ser presentado al pontífice, éste pronunció: "Demasiado real".
Incluso el pintor del siglo XX Francis Bacon utilizará como fuente el Julio II de Rafael al pintar el Estudio según el retrato del Papa Inocencio X de Velázquez, obra que representa la expresión atormentada de un papa salpicado de sangre, y que se encuentra prisionero en una construcción tubular, que da la sensación de ser una especie de trono desguarnecido.

Páginas relacionadas