Los grandes palacios - Introducción

Fecha:



Comentario

La rivalidad entre monarquía y nobleza es uno de los motores que impulsa la construcción de palacios a lo largo de la Historia. Esta competencia nos permite poder admirar un estilo artístico propio, que incluye tanto arquitectura como pintura y escultura, ya que los deseos del promotor de la obra siempre son superar a sus iguales.

Apenas nos quedan unos pocos ejemplos de palacios de época medieval, ejemplos que proliferan durante el Renacimiento, con edificios que buscan sus modelos en Italia.

Pero es en el siglo XVIII cuando se produce un autentico programa de construcción palaciega, dirigido fundamentalmente por los reyes. La casa de Borbón toma las riendas del país y no duda en emular los palacios de Francia, su tierra natal.

Durante la centuria siguiente es la aristocracia y la burguesía, la nueva clase emergente, quien toma el relevo de los monarcas, creando auténticas joyas de la arquitectura que todavía hoy jalonan nuestras calles.

Páginas relacionadas