El arte rupestre - Introducción

Fecha:



Comentario

El arte rupestre español es una de las muestras más interesantes y amplias del panorama mundial. Nos encontramos con dos focos claramente diferenciados, desde el punto de vista geográfico, estilístico y cronológico: el área cantábrica y el arco levantino.

En la cornisa cantábrica se desarrolla el arte rupestre paleolítico, fechado entre los años 30000 y 8000 a.C. Se trata de un estilo naturalista, en el que abundan los animales, realizado por artistas anónimos en las paredes de las cuevas que habitaban. Las pinturas de Altamira son el mejor ejemplo de este arte rupestre, consideradas por los especialistas la "Capilla Sixtina del Arte Paleolítico".

El arte rupestre del arco mediterráneo es tremendamente original, ya que no tiene paralelo próximo en otros horizontes culturales. Su cronología se establece entre el VI y el III milenio a.C., apreciándose diversas fases estilísticas, que van del naturalismo al esquematismo. Paredes y cornisas de abrigos son el marco donde se hallan estas impactantes obras de arte. No en balde, la originalidad de este fenómeno artístico le valió la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO en el año 1998.

Páginas relacionadas