Dama de Elche

Fecha: Fecha: -400 - -300
Lugar: Elche



Comentario

Los iberos se extienden desde el sur de la península Ibérica hasta la desembocadura del Ródano, abriéndose a la costa mediterránea. Por ello, su cultura se va a ver influida por el contacto continuo con otros pueblos mediterráneos que llegaron y se establecieron en sus costas.
La sociedad ibérica estaba constituida por un gran número de pueblos con identidad propia, que tuvieron en común una serie de rasgos culturales: hablaron la misma lengua, aunque se reflejara en varios tipos de escritura, y tuvieron una forma de vivir y unas creencias parecidas, porque se habían originado en el contacto que mantuvieron con otros pueblos mediterráneos.
Estas relaciones dieron lugar no sólo a la importación e imitación de productos extranjeros, sino también a la asimilación de ideas, costumbres y técnicas nuevas, que permitieron trabajar nuevos materiales, como el hierro, o mejorar la producción, como el torno del alfarero, o facilitar las transacciones comerciales, como la moneda.
La más famosa estatua de época ibérica fue realizada en piedra caliza con restos de pintura hacia el V a. C. Conservada en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, el busto de la famosa Dama de Elche mide 56 cm de altura y parece segmentado de una estatua de cuerpo entero, por lo abrupto e irregular del corte inferior. Se trata de una espléndida creación, de rostro sereno y clásico y un exuberante atavío, especialmente llamativo por las joyas y su complejo tocado.
Este busto femenino apareció de forma casual el 4 de agosto de 1897 en La Alcudia (Elche, Alicante), por lo que algunas de la dudas acerca de su significado sólo han podido aclararse al hallarse la Dama de Baza, con la que tiene en común el agujero en su parte posterior que, posiblemente, también sirvió para guardar las cenizas del difunto.