El imperio almohade

Fecha:



Comentario

A comienzos del siglo XIII, los diferentes reinos cristianos controlan ya más de la mitad de la península Ibérica. Portugal, León, Castilla, Navarra y Aragón se configuran como reinos poderosos, deseosos de extender su poder a costa del territorio musulmán.
Como antes hicieran los almorávides, los almohades, han conseguido unificar las diferentes taifas bajo su mando y tomar el poder en el al-Andalus musulmán. El imperio almohade, no obstante, se verá fuertemente presionado por los reinos cristianos.
A comienzos del siglo XIII se firman diversos acuerdos entre Castilla, Navarra, Aragón y Portugal, que obtienen el apoyo del Papa: la guerra contra los musulmanes tendrá carácter de cruzada y en ella intervendrán nobles europeos. El resultado fue la victoria de Las Navas de Tolosa (1212), con la que se iniciaba la decadencia del Imperio almohade.
La firma de treguas entre Alfonso IX de León y su hijo Fernando III, rey de Castilla desde 1217, permitió al leonés ocupar Cáceres tras varios años de asedio. Más al oeste, Portugal logra tomar Alcacer do Sal en 1217, Elvas en 1220 y Serpa en 1235. En 1236, Fernando III, ya rey de Castilla y de León, ocupa Córdoba. Jaén cae diez años más tarde, y le siguen Sevilla, en 1248, y Cádiz, en 1265.
Por el Este, el rey catalano-aragonés Jaime I emprende la conquista de las Baleares, que culmina en 1235. También avanza en dirección sur, tomando Valencia en 1238, Játiva en 1248 y Orihuela en 1266. El imperio almohade acaba por desmembrarse y, con él, la España musulmana queda reducida al debilitado reino de Granada.

Páginas relacionadas