El mudéjar aragonés

Fecha:



Comentario

En el reino de Aragón se darán, quizás, las mejores muestras del mudéjar hispánico. Se distinguen tres centros principales: Zaragoza, Teruel y Calatayud.
Zaragoza es el centro creador más importante. Destaca la cabecera de la Seo, construida en piedra y ladrillo, y la torre de la iglesia de San Pablo, erigida en el siglo XIV.
El arte mudéjar vivirá entre 1250 y 1350 en la ciudad de Teruel un periodo de esplendor. La Torre de El Salvador se levantó en los primeros años del siglo XIV; en su decoración podemos observar una sucesión de arcos mixtilíneos entrecruzados.
La Torre de San Pedro se fecha a mediados del siglo XIII y en su parte baja encontramos el habitual arco apuntado. En el sistema ornamental se destaca el friso de arcos de medio punto entrecruzados.
La Torre de Santa María, la catedral, fue construida entre 1257 y 1258, destacando algunas particularidades como el arco apuntado de la parte inferior o la decoración en tonalidades verdes.
La Torre de San Martín, erigida entre 1315 y 1316, sigue fiel al sistema de abrir un arco en la parte inferior, así como a la decoración de ladrillo resaltado y cerámica.
Finalmente, en Calatayud se conserva un interesante conjunto de iglesias. Las torres de las iglesias de Santa María la Mayor y de San Andrés son de las más bellas y mejor conservadas de Aragón.

Páginas relacionadas