Entre Indochina y Vietnam

Fecha: Fecha: 2-9-1945 - 27-1-1973



Comentario

El final de la II Guerra Mundial dio lugar a un mundo muy diferente al que existía apenas unos años antes. Mientras que Europa quedó debilitada, los Estados Unidos salieron muy reforzados del conflicto. La destrucción de los combates no afectó a su territorio, mientras que su industria bélica había relanzado su economía y la depresión económica generalizada le situaba como principal potencia. Además, el final de la guerra le sirvió para mostrar al mundo su fuerza militar.
El otro gran vencedor fue la Unión Soviética, a pesar de sufrir bajas millonarias en su lucha contra el nazismo. Las autoridades soviéticas invirtieron sumas ingentes en fortalecer su industria bélica, al tiempo que intentaron extender la influencia comunista por los cinco continentes.
El resultado fue un mundo dividido en dos grandes bloques enfrentados. La Unión Soviética lideraba el bloque comunista, que integraban las llamadas democracias populares, fundamentalmente extendidas por la Europa Oriental, China y Cuba. El bloque contrario era el capitalista, liderado por Estados Unidos y los países del occidente europeo.
El enfrentamiento entre ambos bloques tuvo una dimensión mundial y se libró como si fuera una partida de ajedrez. Los Estados Unidos y la Unión Soviética intentaron extender su control a lo largo de todo el planeta, interviniendo militar o diplomáticamente.
Pero donde la tensión alcanzó sus mayores cotas fue en el Sudeste asiático. Algunas colonias occidentales habían sido invadidas por Japón durante la II Guerra Mundial y, tras la derrota nipona, los pueblos no aceptaron volver a la tutela de sus antiguos dueños. Los conflictos se resolvieron en ocasiones como guerras de corte colonial, en las que los Estados Unidos y la Unión Soviética, con China, intervinieron lanzando su ayuda a uno u otro bando. El primer asalto se libró en Indochina.
Indochina era una colonia francesa desde el siglo XIX, compuesta por territorios como Vietnam, Laos y Camboya. Ocupado el territorio por los japoneses durante la II Guerra Mundial, la guerrilla comunista, dirigida por Ho Chi Minh, proclamó el nacimiento de la República Democrática de Vietnam el 2 de septiembre de 1945, paralelamente a la capitulación nipona.
La Francia de De Gaulle respondió enviando tropas al mando del general Leclerc para restaurar la soberanía gala sobre el territorio. La guerra comenzó en 1946, y rápidamente la guerrilla logró controlar grandes zonas. La batalla decisiva se produjo el 7 de mayo de 1954 en Diem Bien Phu.
En noviembre de 1953 el ejército francés lanzó a sus paracaidistas en Diem Bien Phu, quienes construyeron una gran base, acondicionando una vieja pista de aterrizaje y levantando diversos bastiones a su alrededor. Los franceses contaban con unos 12.000 hombres, más 10 carros de combate y una cincuentena de cañones. Enfrente, la guerrilla vietnamita dispuso tres divisiones de infantería y otras tantas de artillería. Las fuerzas vietnamitas duplicaban a las francesas.
Los asaltos del Vietminh se produjeron en oleadas y desde todas las direcciones, castigando siempre a los defensores con un infernal fuego artillero. En el mes marzo cayeron los dos bastiones franceses situados más al norte, así como el oriental. El refuerzo de los paracaidistas franceses apenas pudo impedir que el cerco se estrechara. En abril cayeron tres nuevos bastiones, tornándose la situación desesperada. En la primera semana de mayo sucumbieron los bastiones centrales y, un día más tarde, se hundió el último bastión francés, el situado más al sur.
La derrota francesa en Diem Bien Phu forzó a Francia a negociar. Como resultado, Laos y Camboya accedieron a la independencia y Vietnam quedó dividido en una línea de armisticio en el paralelo 17º. El norte quedaba bajo control del Vietminh y el sur bajo el dominio de nacionalistas anticomunistas. Pero a la guerra en Vietnam aún le quedarían nuevos capítulos por escribir.
En 1945 la península de Corea, ocupada por Japón, es tomada por la Unión Soviética y los Estados Unidos, quienes fijan el paralelo 38º como línea de separación. Tres años después se retiran soviéticos y americanos y se forman la República de Corea del Sur, apoyada por EEUU, y la República Popular de Corea del Norte, aliada de la URSS y China. En 1950 tropas del Norte cruzan el paralelo 38º. En consecuencia, Corea del Sur pide ayuda a la ONU, quien envía tropas comandadas por EEUU. Ante el empuje norcoreano, el ejército de la ONU retrocede hasta Pusan. En septiembre, las tropas ONU contraatacan con un desembarco en Inchon y avanzan hasta la frontera china, lo que hace a este país entrar abiertamente en el conflicto. Dos meses más tarde se produce la contraofensiva comunista y el retroceso de las tropas de la ONU. El frente se estabiliza en el paralelo 38º. El 8 de junio de 1951 comienzan las conversaciones de paz, mientras la guerra continúa a bajo nivel. El combate más importante se producirá en El Hook.
El Hook era una colina de unos 60 metros, defendida por el regimiento inglés Duque de Wellington, que contaba con apoyo artillero. En las laderas se había excavado una compleja red de pozos de tirador y trincheras, ocupadas por los infantes británicos. Enfrente, los chinos desplegaron a su infantería, fuertemente auxiliada por una poderosa artillería.
Durante todo el 28 de mayo se produjo un fantástico duelo de artillería en un frente de 900 metros. Al día siguiente comenzó el asalto chino, que fue pulverizando las trincheras y defensas británicas. La colina estaba siendo machacada por 10.000 proyectiles chinos. Con las trincheras prácticamente tomadas por la infantería china, la llegada de refuerzos consiguió no sólo frenar su avance, sino expulsarles de El Hook.
La última gran batalla de la Guerra de Corea había terminado. El 27 de julio de 1953 se firmó el armisticio en Panmunjom, que devolvió la frontera a la misma situación que tres años antes. El conflicto coreano, que estuvo a punto de degenerar en una guerra mundial nuclear, será un capítulo más en las guerras del sudeste asiático, cuyo próximo capítulo se escribirá en Vietnam.
Tras la guerra de Indochina el país quedó dividido en Vietnam del Norte, de régimen comunista apoyado por la URSS, y Vietnam del Sur, capitalista y aliado de EEUU. En 1955 Diem, primer ministro survietnamita, destituye al emperador Bao Dai e instaura una dictadura con apoyo americano. Rápidamente se sublevó la guerrilla comunista, el Vietcong, apoyada por Vietnam del Norte, que pasa a controlar amplias zonas del país. En 1963 un golpe militar derroca a Diem. Muy poco después los Estados Unidos envían tropas y establecen numerosas bases aéreas y navales, desde las que lanzan fuertes bombardeos sobre Vietnam del Norte. 1968 será el año más decisivo de la guerra, pues el Vietcong lanzó una gran ofensiva conocida como el Tet. Violentas luchas se produjeron en Hué y Khe Sanh, aunque el objetivo principal fue Saigón.
El plan del Vietcong consistió en lanzar 11 batallones sobre los principales objetivos enemigos de Saigón. Estos fueron el Cuartel general del Ejército, el Palacio presidencial, la Embajada norteamericana, la Base Aérea de Tan Son Nhut y la Estación de Radio Nacional, defendidos por unidades americanas y survietnamitas.
Los ataques sucedieron de forma simultánea y tuvieron la forma de guerrilla urbana. Al amanecer del 31 de enero el Vietcong había realizado importantes incursiones en las zonas Sur y oeste de Saigón y controlaba el suburbio de Cholon. Después pasó a controlar la embajada americana. Sin embargo, la ofensiva comunista no logró el objetivo deseado, el levantamiento de la población. Además, la intervención de helicópteros armados con cohetes acabó por definir la batalla, aniquilando a los guerrilleros.
La ofensiva del Tet fue para Vietnam del Norte un fracaso militar, pero un éxito propagandístico. Las imágenes de una guerra encarnizada movilizaron a la opinión pública occidental en contra de los Estados Unidos. En 1969 Nixon anuncia una retirada escalonada de tropas, lo que no impide que la guerra se extienda a Laos y Camboya y que en 1972 Vietnam del Norte lance una gran ofensiva. Un año más tarde, en 1973, EEUU retira a sus tropas. En 1976 Vietnam se reunifica y se convierte en república Socialista.
Las guerras del Sudeste asiático mantuvieron al mundo en vilo durante casi tres décadas. Iniciadas en Indochina, como un conflicto de corte colonial, prosiguieron con Corea y finalizaron con Vietnam. Pero estas guerras tuvieron un auténtico telón de fondo: la lucha entre el mundo capitalista y el comunista por la supremacía universal.
En no pocas ocasiones el conflicto estuvo a punto de ser mundial. La ONU se vio incapaz de frenar mediante la diplomacia las actitudes agresivas de unos y otros, y en ciertos momentos, el mundo estuvo peligrosamente cerca de ver el uso de armas atómicas. Sólo la presión de las opiniones públicas en determinados países fue capaz de hacer callar la fuerza de las armas. Las heridas de estas guerras, sin embargo, aun están por cicatrizar.

Páginas relacionadas