Tintoretto: la decoración de la Scuola Grande di San Rocco

Fecha:



Comentario

Jacopo Tintoretto será el encargado de la decoración de la veneciana Scuola Grande de San Rocco, asociación religiosa creada para asistir a los pobres y los enfermos.
Sus primeros trabajos serán en la llamada Sala dell'Albergo. Entre 1564 y 1567 pintó las 23 telas que la decoran, 17 de ellas para el techo y las seis restantes para las paredes. La estancia está presidida por la Glorificación de san Roque, patrono de la Cofradía. En esta obra, gracias a un audaz estudio de la perspectiva, podemos contemplar al santo rodeado de Dios Padre y un coro de ángeles. En una de las paredes podemos contemplar la excepcional Crucifixión, una tela de más de doce metros por la que se pagaron 200 ducados al pintor. La figura de Cristo preside la escena mientras que el resto de las figuras se sitúan de manera radial, destacando el grupo de las Marías bajo la cruz.
La estancia superior fue pintada entre 1575 y 1581. En la amplia sala encontramos 26 lienzos, decorando las paredes y el techo. Tres escenas de la vida de Moisés presiden la cubierta, escenas caracterizadas por el excelente estudio de perspectiva y el arremolinamiento de las figuras que anticipa el Barroco. De las telas destinadas a las paredes destacan la Adoración de los Pastores, por su originalidad a la hora de colocar a las santas figuras, en la parte superior del lienzo; la Ultima Cena, dispuesta la mesa en perspectiva y en un segundo término; y la Resurrección de Lázaro, obra en la que la luz y el color hablan de la grandeza del maestro.
Entre 1583 y 1587 Tintoretto pinta la sala inferior. Son sólo ocho grandes lienzos entre los que sobresale la original Anunciación, donde la habitación está descrita con una realista minuciosidad en cada uno de sus elementos; la delicadeza de la Huida a Egipto, en la que el paisaje tiene un elevado papel dentro del conjunto, ocupando las figuras el ángulo inferior izquierdo de la composición; y la Matanza de los inocentes, violenta y teatral escena cargada de dinamismo en la que la luz juega un papel crucial.
El conjunto de las obras que se conservan en la Scuola di San Rocco es una magnífica muestra de la capacidad artística de Tintoretto y del elevado nivel que alcanzaba la pintura en la Venecia del siglo XVI.

Páginas relacionadas