La herencia judía

Fecha:



Comentario

Del largo exilio de la población judía o Diáspora, existen numerosas muestras, aunque lógicamente muy dispersas. Las sinagogas más importantes se localizan a lo largo de la mitad oriental mediterránea, en lugares como Ostia, Naro, Egina o Dura-Europos, entre otros. También son significativos los cementerios judíos de la antigüedad, como los de Roma y Venosa, en Italia, los de Alejandría y El Yahûdiya, en Egipto, o el de Beit Shearim, en Israel. Por último, los manuscritos más importantes fueron hallados en Qumrán, aunque son notables los de Oxyrrincos y Elefantina, en Egipto.
Durante la Edad Media, la expansión judía fue mayor, alcanzado a todo el Mediterráneo y Europa. Son muy numerosos los restos de sinagogas medievales, destacando las de Toledo, Gerona, Palma, Ruán, Venecia, Praga o Siracusa. También importantes son las de Djerba y El Cairo, en Africa. Muy significativos son los cementerios de Praga y Cracovia, mientras que, finalmente, son numerosos los lugares en que se conservan manuscritos de este periodo, como Oxford, Cambridge, París, Amsterdam o Budapest, entre otros muchos.

Páginas relacionadas