La expansión de Roma

Fecha:



Comentario

Hacia el siglo V a.C., una buena parte del norte y centro de Italia está controlada por los etruscos. Al sur de la península, en los litorales costeros, se halla la Magna Grecia, territorio dominado por los griegos, mientras que los cartagineses están asentados en Cerdeña y parte de Sicilia. A finales del siglo siguiente, Roma, apenas un pequeño enclave en territorio etrusco, inicia su expansión. Después de las guerras samnitas, del 343 al 290 a.C., ya controla toda la Italia central, iniciando la ocupación de la Magna Grecia.
Hacia el año 218 a.C., Roma ha conseguido dominar toda la península italiana, Córcega, Cerdeña, Sicilia y parte de la costa de Iliria. Muy poco después, hacia el año 202, el mundo romano se amplía por las costas del sur y este de la península Ibérica, así como por el litoral mediterráneo de Francia.
En el año 100 a.C. Roma controla buena parte del Mediterráneo, fraccionando sus posesiones en provincias. Hispania es dividida en Ulterior y Citerior; la Galia romana se organiza en Narbonense y Cisalpina. Además, se han establecido otras provincias romanas en Africa, Macedonia, Acaya, Asia y Cilicia.
Cuando muera César, en el año 44 a.C., se habrá sumado al mundo romano toda la Galia. También serán provincias romanas el Africa Nova, Cirene y Creta. Por último, se han incorporado las provincias de Bithinia-Pontus, Cilicia, Chipre y Siria.

Páginas relacionadas