Iglesia de San Martín de Frómista

Fecha:



Comentario

En la ruta jacobea, en la localidad palentina de Frómista, se levanta, majestuosa, la iglesia de San Martín, quizá restaurada con excesivo fervor por Manuel Aníbal Alvarez en el siglo XIX.
En este lugar doña Mayor, viuda del rey Sancho de Navarra, fundó un monasterio benedictino en el año 1066. De este cenobio sólo nos ha quedado la iglesia. Presenta tres naves con un crucero que no se marca en planta y tres ábsides, sobresaliente el mayor. Los arcos son de medio punto, doblados, y los pilares cruciformes, con medias columnas adosadas. Todas las naves se cubren con bóveda de cañón y en el transepto encontramos un cimborrio, de tambor octogonal con ventanas.
Al exterior, el templo presenta una rica variedad de volúmenes, a lo que contribuye la diferencia de altura de los ábsides y las dos torrecillas cilíndricas de los pies, donde se alojan las escaleras que permiten el acceso a los campanarios.
La decoración de los capiteles resulta muy interesante, si bien algunos de ellos fueron renovados en el siglo XIX. Entre las escenas más atractivas se pueden señalar el perro y el cuervo, la representación del pecado original, la expulsión del paraíso, los Reyes Magos entregando sus presentes, una escena matrimonial o la Orestiada. También son de gran calidad los capiteles con decoración vegetal.
En el hastial de la puerta principal encontramos tres curiosas figurillas: un reptil con una gran cola, un hombre que enseña sus dientes y un niño que gatea.

Páginas relacionadas