Sartorius, Luis José

Congreso de los Diputados y carrera de S. Jerónimo (Madrid)
Nacionalidad: España
Sevilla 1820 - Madrid 1871
Político



Galería de obras


Comentario

Desde muy joven se instala en Madrid y establece una estrecha relación con Bravo Murillo. Este le anima a interesarse por el periodismo. Gracias a su habilidad con la pluma no tardó en publicar artículos y convertirse en uno de los personajes más famosos dentro del ámbito intelectual. En 1842 crea "El Heraldo", un diario que utilizó para cuestionar la política de Espartero y que puso al servicio del Partido Moderado. Un año después se introduce de lleno en los asuntos públicos como diputado. Defensor de las propuestas de Narváez, fue elegido ministro de Gobernación en 1847. En el siguiente legislatura de Narváez volvería a desempeñar el mismo cargo hasta 1851. Mientras ocupó esta cartera realizó una admirable labor. Creó la Escuela de Ingenieros de Montes, logró un incremento de la masa forestal, trajo el agua corriente, creó el cuerpo de policía y trató por todos los medios de mejorar la enseñanza primaria, entre otros medidas. Durante su gobierno, la cultura también experimentó un fuerte impulso y creó un régimen de propiedad que protegía el trabajo de los escritores. Por toda esta labor fue llamado el "mecenas de las letras españolas".
Auque su gobierno fue inmejorable, las sospechas de que amañaba las elecciones le costó su puesto. Dos años después de su dimisión le pidieron que organizara un nuevo gobierno del que se convertiría en presidente, además de detentar la cartera de gobernación. En esta época cosechó una gran fortuna y compró un título. Este hecho y su carácter vanidoso, levantó sospechas entre su enemigos. Cuando se abrieron las Cortes, presentó numerosos proyectos entre los cuales se encontraba el Decreto Ley que sacaba a subasta pública la concesión de la construcción del ferrocarril Madrid-Irún. Esto fue muy criticado, ya que afectaba a personas muy cercanas como José de Salamanca o la propia María Cristina. Los liberales, unidos para acabar con su gobierno, contaron con el apoyo de los conservadores. Sus siguientes propuestas terminaron en fracaso y Sartorius se dedicó a perseguir a quienes se oponían a él. O'Donnell, Serrano y Concha sufrieron su acoso.
Utilizando el poder de la prensa, censuró aquellas informaciones que resultaran contrarias a su política. El 30 de junio de 1854 estalló el pronunciamiento de la Vicalvarada que derrocó a Sartorius y puso fin a esta situación. La reina propuso un gobierno de coalición a O'Donnell y Espartero.

Páginas relacionadas