Romero Alpuente, Juan

Alegoría de la Constitución de 1812
Nacionalidad: España
Valdecuenca, Teruel 1762 - Madrid 1835
Político y abogado



Galería de obras


Comentario

Descendiente de una familia de labriegos adinerados, se trasladó a Madrid para cursar estudios. Completó su formación en Alcalá y Valencia, doctorándose en derecho civil. Comenzó a ejercer la abogacía, primero bajo los consejos de Francisco Antonio de Mendoza y luego con José Antonio Fita. Al tiempo que trabajaba, continuó estudiando y aprobó dos cursos de Cánones y uno de Derecho Natural y de Gentes. En estos años escribe su "Disertación sobre competencias". Fue designado por el partido y cuadrilla de Albarracín para asistir a las Juntas generales de la Mesta. Esta experiencia le sirvió para profundizar en sus conocimientos sobre materia económica.
Desde 1794 ocupa la fiscalía de la Audiencia de Valencia e inicia su trayectoria como magistrado. Ocho años después era elegido oidor de la Chancillería de Granada y luego gobernador de la sala primera del crimen de 1805. Desde este cargo acusó a Rodrigo Riquelme, regente de la Audiencia, culpable de un delito y a Ventura Escalante, capitán general, de haber cometido crimen. A pesar de todo el juicio se suspendió y fue al propio Romero a quien estuvieron a punto de enviar a Canarias, si no lo hubiera impedido el estallido de la Guerra de la Independencia.
Desde 1809, nombrado por Martín de Garay, ocupó el cargo de comisionado de la Junta Central para Jaén y Córdoba. Pero al poco tiempo le encarcelaron. Cuando recobró la libertad se trasladó a Alicante y después estuvo residiendo en Granada, donde se hizo pasar por afrancesado. Tras la marcha de los franceses, regresa a la Audiencia en Valencia. Es entonces cuando escribe "Wellington en España, y Ballesteros en Ceuta, Cádiz, Valencia y Granada" y "Pensamientos diversos sobre la conservación y la felicidad de la Patria". Llegados a 1814 le mandan a la Audiencia de Castilla la Nueva, pero la supresión de la Constitución le deja sin empleo. En estos años es cuando ingresa en la masonería. En 1818, coincidiendo con la fuga de Van Halen, es detenido y llevado a las cárceles del Santo Oficio de Murcia. Con el triunfo de la Constitución en 1820 fue nombrado diputado a Cortes por Aragón. Tanto sus discursos como sus folletos le convirtieron en uno de los más exaltados de la cámara. Al fin del Trienio Liberal se trasladó a Gibraltar y luego a Londres, donde sufrió grandes penurias. En 1827 se trasladó a Portugal pero no pasó demasiado tiempo desde que fue expulsado.
Autor prolífico, algunas de sus obras más importantes son "Los tres días grandes de Francia", "Observaciones sobre el prestigio errado y funesto del general Espoz y Mina", "Proclama a los Aragoneses", e "Historia de la Revolución de España". Otra de sus obras más reconocidas fue "Discurso sobre lo que con la muerte de Fernando VII sucederá a la España". Al poco tiempo de regresar a España en 1834 le encarcelaron al ser acusado de participar en la conspiración de La Isabelina. No tardaría en recuperar la libertad al no poder probar ningún hecho en su contra.

Páginas relacionadas