Iglesias Posse, Pablo

Felipe González alzando el retrato de Pablo Iglesias
Nacionalidad: España
El Ferrol 18-10-1850 - Madrid 9-12-1925
Político



Galería de obras


Comentario

El 18 de octubre de 1850 nace en El Ferrol Pablo Iglesias Posse, hijo de un peón del ayuntamiento ferrolano que fallece al poco tiempo. La viuda, doña Juana Posse, y sus dos pequeños, Pablo y Manuel, no tienen más alternativa que abandonar la villa gallega y encaminarse a buscar fortuna a la capital del país, donde un tío materno puede ofrecer cierta protección. Pero la desgracia se ceba de nuevo en la familia, ya que al llegar a Madrid reciben la noticia de que el tío ha fallecido. Doña Juana no tiene más remedio que enviar a sus dos retoños al hospicio y emplearse ella como criada.
Será en el hospicio donde Pablo aprenda el oficio de tipógrafo. El joven se interesará pronto por cuestiones políticas gracias a los vientos de libertad que en España soplaban por el triunfo de "la Gloriosa" en septiembre de 1868, fruto del cual la reina Isabel II debe abandonar España. Pablo no duda en afiliarse a la Asociación Internacional del Trabajo (AIT), creaba el 24 de enero de 1869 en Madrid. En septiembre de 1871 el joven tipógrafo ya es elegido secretario-corresponsal de la comarca del Norte, siendo designado delegado para tomar parte en el congreso de Zaragoza, que se celebrará en abril de 1872.
La división en el seno de la AIT en el Congreso Internacional de La Haya durante el mes de septiembre de 1872 -división que supondrá la escisión entre marxistas y bakuninistas- llevará a Pablo a mantenerse fiel a las ideas desarrolladas por Marx. En 1873 ingresa en la Asociación General del Arte de Imprimir, organización de la que pasa a ser presidente al año siguiente. En estos años realizará sus primeras colaboraciones con la prensa escrita, enviando artículos a los semanarios obreros "La Solidaridad" y "La Emancipación".
El 2 de mayo de 1879 Pablo Iglesias funda, junto a varios compañeros también partidarios del marxismo, el Partido Socialista Obrero Español. La fundación se realizará en la taberna Casa Labra, en la calle de Tetuán de Madrid, donde hoy se puede contemplar una placa conmemorativa. Entre los objetivos del fundador debemos destacar su deseo de crear un partido cohesionado, sin fisuras, y en el que brillara la honradez y la moralidad, para lo que se esforzó por establecer una significativa pureza ideológica, buscando más la calidad que el número de sus afiliados.
El líder obrero no duda en participar en la huelga de impresores de 1882 lo que le llevará a ser vetado por parte de los propietarios de los periódicos, abandonando temporalmente la colaboración periodística hasta la fundación de "El Socialista" en 1886, órgano oficial del PSOE, del que llegaría a ser nombrado director.
El crecimiento del partido fue bastante lento debido a la pureza ideológica impuesta. Sin embargo, la fundación de la Unión General de Trabajadores, entre el 12 y el 14 de agosto de 1888 en Barcelona, y el traslado de su Comité Nacional a Madrid diez años después -siendo designado presidente el propio Iglesias y secretario García Quejido- motivaría un significativo afianzamiento del partido gracias a la fundación de las Casas del Pueblo, la organización de las Juventudes Socialistas y la expansión de la ideología marxista a las zonas rurales. El primer éxito político del partido será la elección como concejales del Ayuntamiento de Madrid de tres de sus miembros más importantes: Pablo Iglesias, Largo Caballero y García Ormaechea.
A pesar de los primeros enfrentamientos entre UGT y la CNT, el entendimiento entre ambas centrales sindicales se producirá durante la Semana Trágica de Barcelona, en julio de 1909 en Barcelona. Pablo Iglesias se integra en la coalición republicano-socialista a raíz de estos trágicos sucesos, resultando elegido diputado en el Congreso de los Diputados en las elecciones de mayo de 1910. Su actividad política se compagina con sus habituales colaboraciones en publicaciones como "La Ilustración Popular", "La España Moderna", "La Nueva Era", "Revista Socialista" o "Vida socialista" en cuyos editoriales hará un duro repaso a los sucesos que vive el país. Esta feroz crítica también la manifestará desde su escaño.
Su delicado estado de salud le aparta paulatinamente de la actividad pública desde 1914, renunciando a participar en congresos nacionales e internacionales.
La huelga de 1917 llevará una importante tensión al partido y al sindicato, sirviendo la figura de "El Abuelo" como verdadero aglutinante. Su fallecimiento, el 9 de diciembre de 1925 en Madrid, provocará la pérdida de cohesión en el socialismo español. Las "familias" y los "barones" tendrán su primera muestra en los años de la Dictadura de Primo de Rivera, siendo el papel de la UGT determinante en estas fechas.

Páginas relacionadas