Kubis, A. Jan

Jan Kubis, uno de los autores del atentado contra Heydrich
Nacionalidad: Checoslovaquia
- 1942
Militar



Galería de obras


Comentario

Se alista en el ejército checo, pero huye de su país ante la invasión de los Alemanes. Estando en un campo de refugiados en Varsovia entra en contacto con Joseph Gabchik. Ambos ingresan en la Legión Extranjera y se trasladan a Gran Bretaña. En Inglaterra entra en contacto con la organización clandestina checa, donde se organiza la operación "Antropoide", cuyo objetivo era la cabeza de Heydrich. El día 28 de diciembre de 1941 embarca en el bombardero "Halifax", junto con Gabchik y saltan en paracaídas a unos 20 kilómetros de Praga. Una vez en Checoslovaquia entran en contacto con el movimiento clandestino y se refugiaron en la casa de uno de sus líderes, Jan Zelenka. Desde aquí planearían el atentado a partir de documentación que obtenida en la propia Cancillería. Durante este tiempo analizaron con detalle todos los movimientos y hábitos de Heydrich para no fallar en su cometido. Los rumores sobre el posible traslado del Protector a Francia provocaron que se anticipasen los planes. Con el consentimiento de Benes, presidente en el exilio, el 27 de mayo de 1942 cuando el dirigente alemán llegaba a la ciudad, como de costumbre, en su Mercedes, fue alcanzado por una granada de mano, lanzada por Kubis. Estos aprovecharon que el coche que le llevaba había reducido la velocidad al tomar una curva. Previamente a la acción de Kubis, Gabcik disparó su fusil pero el proyectil se encasquilló. Heydrich no murió en el acto. Aunque logró salir del coche por su propio pie tenía restos de metralla alojados en la columna vertebral. Sólo consintió que le operasen médicos alemanes. El 4 de junio su muerte se hizo pública. Los autores del atentado huyeron y se refugiaron en diferentes casas. Las autoridades alemanas realizaron una concienzuda búsqueda y cientos de detenciones, pero no lograron localizar a ninguno de los participantes en el atentado. Finalmente se refugiaron en la cripta de San Cirilo y San Metodio, pero uno de sus compatriotas, el cabo Gerik, desveló el secreto a cambio de la recompensa que ofrecían los nazis. Fueron localizados y asesinados. El traidor del grupo fue ahorcado después de la guerra.

Páginas relacionadas