Brando, Marlon

Vista de Manhattan
Nacionalidad: Estados Unidos
Omaha, Nebraska 3-4-1924 - 1-7-2004
Actor



Galería de obras


Comentario

Su madre, actriz de profesión, ejerció una notable influencia sobre le pequeño Bud, que así era como le llamaban familiarmente. Durante su niñez tuvo que trasladar su residencia en diversas ocasiones hasta que finalmente se asentó con su familia en Libertyville. Allí pasó su adolescencia y se decantó por el atletismo. Dentro de esta modalidad comenzó a sobresalir entre el resto de sus compañeros, al tiempo que ganaba cada vez más prestigio como jugador de rugby. Sin embargo una lesión de menisco le obligó a dejar esta disciplina. Expulsado de la Universidad por fumar en el gimnasio, ingresa en la Academia Militar de Shattuck. Pero esta solución no termina de convencerle y abandona la carrera castrense. Antes de ayudar a su padre en la fábrica de insecticidas de la que era propietario, se traslada a Nueva York para intentarlo como actor, profesión a la que se dedicaban su madre y dos hermanas. Su primer contacto con el arte cinematográfico tuvo lugar cuando entro en el Taller Dramático de Piscator. Allí conoce a Stella Adler, que inmediatamente se percató de su talento. Durante este tiempo Brando aprendió los secretos de la interpretación por el método de Stalinslavski. Sus primeras críticas fueron positivas, aunque curiosamente en alguna ocasión fue rechazado por su físico. En 1944 tiene lugar su debut en Broadway. Con 19 años había logrado un éxito tremendo. Gracias al magnetismo de su rostro se convirtió en uno de los actores más destacados de Hollywood. De sus primeras obras son dignas de mención "Un tranvía llamado deseo" de Elia Kazan. A finales de los años cuarenta se instala en la Meca del cine, Hollywood. Allí interpretó "La ley del silencio", "¡Viva Zapata!" o "Julio César", entre otras. Su prestigio como actor va en aumento y continúa rodando con los directores de mayor renombre de la época como Mankiewiecz, y grandes compañeros de reparto. Con la llegada de los sesenta empieza a perder popularidad entre el público. A esta época pertenecen obras como "La Jauría Humana". Gracias a la oferta de Francis Ford Coppola para intervenir en "El Padrino" el público puede admirar de nuevo su profesionalidad en una magistral interpretación. Otro de las películas que rueda en este tiempo y provoca una fuerte atracción entre el público es "El último tango en París" de Bernardo Bertolucci. Ante la llegada de los ochenta anunció su retirada de la gran pantalla. No obstante, desde entonces ha vuelto a intervenir en algunas producciones. En la actualidad vive en una isla de Tahiti de su propiedad. En los últimos años sus problemas familiares, debido al suicidio de su hija y el encarcelamiento de su hijo por asesinato han mermado su salud.
Falleció en Los Ángeles el 1 de julio de 2004, endeudado y sumido en una profunda depresión. Aun habría tiempo de verle en una película, cuando en 2006 se recuperaron escenas de la película Superman para que reapareciera como Jor-el, padre del protagonista, en Superman returns.

Páginas relacionadas