Pertini, Alessandro

Sandro Pertini (izq), presidente italiano, junto a Juan Carlos I de España
Nacionalidad: Italia
Stella de San Giovanni, Génova 25-9-1896 - Roma 1990
Presidente 1978 - 1985



Galería de obras


Comentario

Licenciado en Leyes y Ciencias Políticas y Sociales, intervino en la Primera Guerra Mundial. Cuando finalizó el conflicto comenzó al trabajar en un bufete, al tiempo que ingresó en las filas del Partido Socialista. Contrario al fascismo, se opuso a la política de Mussolini, por lo que fue encarcelado. Finalmente se instaló en Francia. Allí entró en contacto con autores españoles exiliados como Blasco Ibáñez y Miguel de Unamuno. Creó una emisora de radio y utilizó este medio para lanzar mensajes en contra del fascismo. Cuando cayó este régimen, Pertini pudo regresar a su país natal. Como miembro del comité ejecutivo del Partido Socialista se enfrentó a los alemanes. Su arrojo le costó una vez más la cárcel y, en esta ocasión, una sentencia a muerte por parte de las SS. La suerte se puso de su lado y consiguió huir de su cautiverio y llegar a Milán. Desde allí retomó su actividad política y dirigió la resistencia. Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial consiguió trabajo en periódicos, que empleó como plataforma para lanzar sus consignas. Al mismo tiempo su presencia en el Partido Socialista era cada vez más valorada, por lo que consiguió el puesto de Secretario. A pesar de que se actividad política cada vez era mayor, siguió trabajando en el ámbito de la comunicación. En esta época estuvo en el diario "Avanti" y más tarde en "Il lavoro". Al comienzo de la década de los cincuenta entró en la Cámara de Diputados y en 1963 fue elegido vicepresidente de la Cámara. En 1978 se convierte en presidente de la República. Una de sus primeras actuaciones fue combatir los casos de corrupción de su propio partido. Cuando Aldo Moro fue secuestrado se negó a apoyar a Bettino Craxi en su intención de negociar con las Brigadas Rojas para liberar al político. Esta posición fue altamente valorada tanto por la comunidad italiana como por la comunidad internacional. Además fue un gran defensor de la democracia y criticó la política armamentística de la Unión Soviética y Estados Unidos. Fue uno de los políticos más populares. En 1985 le sustituyó en el poder Francesco Cossiga. Como político recibió numerosos premios en reconocimiento de su labor.

Páginas relacionadas