Bessemer, Henry

Altos Hornos de Vizcaya
Nacionalidad: Gran Bretaña
Charlton 19-1-1813 - Londres 1889
Ingeniero



Galería de obras


Comentario

Durante su formación estuvo guiado por su padre, ingeniero mecánico de profesión, que le enseñó los primeros conceptos relacionados con la metalurgia. Desde muy joven destacó por sus dotes como inventor. Uno de sus artilugios más curiosos fue el que desarrolló para la fabricación de polvo de oro. Al no poder registrar en la oficina de patentes su invento, creó un aparato, que utilizada de forma secreta para obtener este material y venderlo a mejor precio que en mercado. Gracias a este negocio ahorró una considerable suma de dinero que invirtió en otros de sus descubrimientos. En este tiempo experimentó con un proyectil muy superior en calidad y precisión a los que entonces existían. Napoleón III se mostró interesado en este invento por lo que solicitó su colaboración. Bessemer aceptó la propuesta, aunque para llevar a cabo con éxito su propósito necesitaba cañones de acero, ya que los de hierro probablemente no aguantarían la presión de los proyectiles. A pesar de realizar las primeras pruebas en un cañón revestido de acero, éste no resistió el lanzamiento. Ante esta situación fue el propio Bessemer quien se encargó de fabricar el acero. Para ello puso en marcha un nuevo procedimiento. Tras muchas pruebas y algunos fracasos que le sirvieron para mejorar su fórmula logró patentar un método rápido y económico. El invento de Bessemer no sólo se exportó a otros países como Estados Unidos y enriqueció a grandes industriales, sino que supuso un fuerte incremento de la producción en su propio país.

Páginas relacionadas