Prim y Prats, Juan

General Prim
Nacionalidad: España
Reus 1815 - Madrid 1870
Militar y político



Galería de obras


Comentario

El estallido de la Guerra Carlista será el motivo por el que este hijo de un notario inicie su carrera militar. Ingresa en un cuerpo voluntario liberal en 1834, alcanzando tres años más tarde la Laureada de San Fernando y en 1840 será nombrado general. Afiliado al Partido Progresista, al año siguiente es elegido diputado por Tarragona. Será nombrado subinspector de carabineros en Andalucía y en 1843 participa en una conspiración contra el regente Espartero. Será el promotor de la sublevación de la región de Reus y desde Barcelona implicará a toda Cataluña. El triunfo del pronunciamiento le valdrá los títulos de conde de Reus y vizconde del Bruch. El incumplimiento de las promesas por parte de los liberales motivará la creación en Barcelona de una Junta y Prim recibe la orden de contener sus reivindicaciones, lo que provocó la pérdida de una importante dosis de popularidad entre los catalanes.
Solicitó permiso al gobierno para emprender un viaje por Europa, ya que no estaba conforme con el rumbo político emprendido. A su regreso será acusado de conspirar contra Narvaez por lo que sufrió proceso. En 1847 es nombrado capitán general de Puerto Rico imponiendo severas medidas para salvaguardar el orden público, medidas que no gozaron de la popularidad de la población por lo que Prim renunció pronto al cargo.
Regresa a España y en 1851 es elegido diputado por Vich y dos años después por Barcelona. El triunfo de la "Vicalvarada" en 1854 le permitirá integrarse en las Cortes Constituyentes y un año más tarde es designado capitán general de Granada, siendo ascendido a teniente general en 1856. Será en estos momentos cuando abandone el Partido Progresista para formar parte de la Unión Liberal.
La Guerra de Marruecos (1859-60) es posiblemente su gran triunfo. Al mando de un grupo de reservistas catalanes, obtendrá importantes y sonados triunfos en las batallas de Castillejos y Tetuán lo que le valdrá el título de marqués de Castillejos con grandeza de España. Al año siguiente es enviado a México con el objetivo de presionar a Juárez para que éste satisfaga la deuda exterior. Prim consigue su objetivo al firmar el Convenio de La Soledad en febrero de 1862. Las noticias llegadas de Francia, por las que este país pretende la creación de un imperio satélite en México dirigido por Maximiliano de Austria, llevarán a Prim al embarque de tropas y al regreso a la Península.
De nuevo en Madrid se reintegra en su anterior partido y se afianza en las tesis del cambio dinástico como solución a los problemas nacionales. Al ser descubiertos sus planes será enviado al exilio, iniciando una serie de fallidos pronunciamientos que le llevarán a cambiar de actitud. Desde ese momento abandona las intentonas golpistas y pretende conseguir apoyos civiles, alcanzando la firma de los acuerdos de Ostende en agosto de 1866 y París en julio de 1867. El fallecimiento de O´Donnell (noviembre de 1867) llevará a sus partidarios a unirse al bloque liderado por Prim. Desde ese momento el general está en disposición de otorgar el definitivo golpe al maltrecho gobierno de Isabel II. Será en septiembre de 1868 cuando se subleve en Cádiz junto al almirante Topete, publicando el manifiesto "España con honra". Al pronunciamiento se suma Serrano, que marcha con sus tropas sobre Madrid mientras Prim recorre la costa levantina. La reina es obligada a abandonar su corona. La "Gloriosa" ha triunfado.
Prim formará parte del gobierno provisional como ministro de la Guerra y se convertirá en un firme defensor del carácter monárquico del Régimen. Desde ese momento no escatimará esfuerzos en la búsqueda de un nuevo monarca, siendo Amadeo de Saboya el elegido. Como presidente del Gobierno se convirtió en principal defensor del nuevo rey pero fue asesinado antes de que éste llegara a España, el 27 de diciembre de 1870. La monarquía saboyana perdía de esta manera a su principal valedor.

Páginas relacionadas