Espoz y Mina. Francisco Espoz Ilundáin

Francisco Espoz y Mina
Nacionalidad: España
1781 - Barcelona 1836
Militar



Galería de obras


Comentario

Miembro de una humilde familia campesina, con motivo de la invasión napoleónica de 1808 cambió sus trabajos en el campo por las actividades militares, enrolándose en el destacamento del inglés Doyle. Participó en el sitio de Jaca durante el invierno de 1808-1809 y una vez capitulada la ciudad, se enroló en el "Corso terrestre de Navarra" dirigido por su sobrino Javier Mina. La captura de éste por parte de los franceses motivó que Francisco asumiera el mando del grupo, momento en el que tomó como segundo apellido el de su padre. Se consolidó como principal artífice de la guerrilla navarra, teniendo en jaque a los ejércitos franceses tanto en su tierra como en Aragón, Guipúzcoa o Castilla. Sus éxitos motivaron el aumento de su milicia, lo que le permitió tomar importantes ciudades -Sangüesa, Sos, Motrico, Fuenterrabía y Zaragoza-. La Regencia le premió con el nombramiento de general, siendo condecorado en numerosas ocasiones para finalizar el conflicto como mariscal de campo.
La llegada del absolutismo en la persona de Fernando VII sacó a flor de piel su credo liberal, convirtiéndose en uno de los más tenaces defensores de la causa. Huyó a Francia y después a Suiza -durante los Cien Días de Napoleón- regresando a España para colaborar en la preparación del pronunciamiento de Riego. El Trienio Liberal le nombró capitán general de Navarra, Galicia y Cataluña, enfrentándose a las partidas absolutistas, obteniendo la cruz de San Fernando y el ascenso a teniente general.
La llegada de los Cien Mil Hijos de San Luis fue respondida por Espoz y Mina con la defensa de la ciudad de Barcelona, convirtiéndose en la última plaza liberal entregada a los absolutistas.
Se exilió de nuevo a Francia para intentar entrar en España en 1830 y dos años más tarde, fracasando en su intento de levantar a vascos y navarros contra el absolutismo. La muerte de Fernando VII y el inicio del reinado de la pequeña Isabel II -con la regencia de María Cristina- le permitieron regresar a España, siendo nombrado virrey de Navarra. Desde ese cargo luchó contra el carlismo en las regiones del norte pero no obtuvo el éxito esperado y abandonó el cargo. Será nombrado Capitán General de Cataluña y de nuevo se enfrentará a los carlistas. Falleció en Barcelona en diciembre de 1836.

Páginas relacionadas