Robespierre, Maximilien

Robespierre, por Pierre Vigneron
Nacionalidad: Francia
Arrás 1758 - 1794
Lider revolucionario 1789 - 1794



Galería de obras


Comentario

Nacido en el seno de una familia pequeño-burguesa radicada en Arras, pronto quedó huérfano de madre, siendo más tarde abandonado por su padre. Algunas fuentes explican su carácter retraído y receloso.
Posteriormente consiguió una beca para estudiar en París, consiguiendo el graduado en Derecho en 1718. Profesionalmente, ejerció la abogacía en Arras, logrando reconocimiento social y laboral. Poco más se sabe de estos primeros años en que su vida transcurre anónimamente, antes de saltar a la arena política.
La publicación de un manifiesto llamado "À la nation artésienne", que le sirvió para presentarse a los Estados Generales convocados por Luis XVI en 1788, fue su primera aparición pública. Los Estados Generales fueron convocados por el rey después de que llevaran sin reunirse ciento setenta y cinco años. En ellos, los tres estamentos -nobleza, clero y tercer estado- debían deliberar sobre asuntos de especial gravedad para la nación; efectivamente, el clima contestatario y pre-revolucionario que vivía Francia en estos momentos obligó al monarca a buscar una salida política y negociada a un conflicto que, hecho inaudito, podía amenazar su propia ocupación del trono. Durante la asamblea, los representantes estamentales expresaban las quejas recibidas de sus representados, escritas en los llamados "cahiers de doléances" (cuadernos de quejas), con el fin de palpar el sentimiento del pueblo y poner remedio a los problemas planteados. Robespierre fue en estos momentos un orador destacado, criticando la postración de buena parte de la sociedad y proponiendo un cambio radical de rumbo que acabase con un régimen que calificaba de tiránico.
Las ideas de Robespierre se enmarcaban dentro de una ideología democrática radical. Imbuido del pensamiento de Rousseau, postulaba una democracia plena, con representantes populares designados mediante sufragio universal. Si bien como político representaba los intereses de la pequeña burguesía, deseosa de lograr una economía liberalizada y de ostentar el poder político que ya detenta en el terreno económico, también piensa en un Estado fuerte garante de las libertades, que procure a los "ciudadanos" educación (postula la gratuidad de la enseñanza) y asistencia, especialmente a los más necesitados.
Al transformarse la Asamblea Nacional en Constituyente, ya en plena Revolución, fue elegido como uno de los redactores de la Constitución. En este momento pertenece al Club de los Jacobinos, el ala radical de los revolucionarios, llamado asó por reunirse en un antiguo convento de la orden de San Jacobo. Ante el cariz de los acontecimientos, la familia real intenta huir de París, siendo detenida en Varennes. En consecuencia, Luis XVI y su esposa María Antonieta son acusados de traición, recibiendo el odio de buena parte de sus súbditos. Es ahora cuando se plantea un cambio de régimen, postulando el derrocamiento del monarca y la instauración de la República. Así lo indica, por ejemplo, Marat desde el periódico que dirige.
El 10 de agosto de 1792 la multitud asaltó la residencia real de las Tullerías, poniendo fin momentáneamente al régimen monárquico en Francia. El mismo rey y su familia son llevados a la prisión del temple, siendo declarados prisioneros del pueblo revolucionario de París, dirigido por Robespierre.
La Asamblea, reunida en una Convención Nacional elegida mediante sufragio universal, decidió procesar al rey condenarlo a ser ejecutado, lo que sucederá el 21 de enero de 1793. En dicha convención, Robespierre jugará un papel fundamental como uno de los dirigentes principales de su grupo, ahora llamado "la Montaña" por estar situado en un lugar elevado del hemiciclo.
Tomado el poder por Robespierre, crea un Comité de Salud Pública en abril de 1793 para perseguir mediante las ejecuciones y la cárcel a los enemigos de la Revolución. Se instaura así el régimen llamado el Terror, en el que no sólo los monárquicos son perseguidos sino también los revolucionarios moderados, como los girondinos. En este periodo fueron muchos los ajusticiados, incluidos algunos jacobinos cuya actitud no se consideraba suficientemente revolucionaria.
La muerte de Marat a manos de Charlotte Corday deja el rumbo de la Revolución en manos de Robespierre y Danton. Las diferencias entre ambos no tardaron en ponerse de relieve. Danton, quien fue sustituido por Robespierre al frente del Comité de Salud Pública, planteó un giro moderado de la Revolución, pasando a dirigir al grupo llamado de "los indulgentes". Ante esto, fue mandado arrestar por Robespierre y ejecutado, el 5 de abril de 1794. Dos meses más tarde, Robespierre accedió al puesto de presidente de la Convención, si bien comenzaban a manifestarse síntomas de hastío por parte del pueblo ante el régimen de terror impuesto desde el gobierno. No obstante, prosiguió su política despótica firmando un decreto por el que anulaba la comparecencia de testigos y defensores en los juicios revolucionarios. La oposición que comenzaba a manifestarse le hizo retraerse y restringir sus apariciones en público; sin embargo, fue acusado de traición y de ejercer una política despótica por parte de algunos miembros de la Convención, que culminó en un tumulto en la sala de sesiones, el 27 de julio de 1794. En consecuencia, hubo de abandonar la sala insultado, físicamente herido y humillado. Pronto fue detenido, así como sus seguidores, siendo ajusticiado un día más tarde.

Páginas relacionadas