Oropesa, conde de. Manuel Joaquín Álvarez de Toledo Portugal

Real de a ocho de Carlos II acuñado en Segovia
Nacionalidad: España
Barcelona 1650 - 1707
Primer ministro



Galería de obras


Comentario

Manuel Joaquín Álvarez de Toledo-Portugal y Pimentel era hijo de Duarte Fernando, séptimo conde de Oropesa que también fue virrey de Navarra y Valencia. Doña Ana de Córdoba, su madrastra, le entregó los título de conde de Alcaudete y marqués del Villar, iniciando su carrera política bajo la protección de su tía, la marquesa de los Velez. Manuel Joaquín se distinguió como opositor declarado a don Juan José de Austria, el hijo natural de Felipe IV, por lo que fue rechazado como virrey de Aragón en dos ocasiones, a pesar de ser propuesto por el Consejo aragonés. En 1684 es nombrado presidente del Consejo de Castilla y al año siguiente ocupa el cargo de primer ministro. Sus intereses se concentraron en solucionar los graves problemas económicas del Estado, arreglando la Deuda y aliviando de sus fuertes cargas fiscales a los súbditos. Para ello contó con su primo, el marqués de los Velez como superintendente de Hacienda y don Manuel de Lira como secretario de Estado.
Las reformas estaban encaminadas a reducir los gastos de la Casa real, suprimir los impopulares millones y realizar una devaluación monetaria consistente en reducir en un 20 % el valor de las monedas de plata. Este ambicioso programa económico contó con una pertinaz oposición nobiliaria y eclesiástica, encabezada por el cardenal Portocarrero y el duque de Arcos. La muerte de la reina María Luisa de Orleans en 1689 motivó la caída de uno de los principales baluartes de Oropesa, enemistándose con la nueva reina -Mariana de Neoburgo- lo que motivó que el rey Carlos II le retirara su confianza en 1691. El conde se retiró a la Puebla de Montalbán y renunció a sus cargos.
En 1696 era nombrado Presidente del Consejo de Castilla debido a la fuerza que manifestaba el partido francés y dos años después volvía a ocupar el cargo de primer ministro. Su candidato a la sucesión sería José Fernando de Baviera pero la repentina muerte de éste en febrero de 1699 motivó su apoyo a la candidatura austríaca encabezada por el archiduque Carlos. En abril de ese mismo año Oropesa veía como el partido francés provocaba un motín -llamado de los gatos- y el conde era retirado de todos sus cargos y enviado al exilio. Se incorporó a la corte del archiduque durante la Guerra de Sucesión y falleció en 1707 en Barcelona.

Páginas relacionadas