Godoy, Manuel

Don Manuel Godoy
Nacionalidad: España
Castuera, Badajoz 1767 - Roma 1851
Primer ministro 1793 - 1808



Galería de obras


Comentario

Miembro de una familia hidalga venida a menos, se inició en la carrera militar y a los 17 años entró a formar parte de la Real Compañía de Guardias de Corps. La fortuita caída de un caballo en 1788 le pondría en contacto con los entonces príncipes de Asturias, dona María Luisa de Parma y don Carlos. Desde ese momento inició una ascensión meteórica en la Corte para la que se han buscado explicaciones variopintas, centrada en la relación sexual entre la futura reina y el apuesto joven.
La muerte de Carlos III y al ascenso al trono de Carlos IV permitirán a Godoy recibir su primer ascenso: cadete supernumerario de su brigada. Después será nombrado duque de la Alcudia y participará con gran peso en el Consejo de Estado. Cuando en 1792 el conde de Floridablanca abandona su cargo, es sustituido por el anciano Aranda, lo que algunos especialistas ven como una maniobra de Godoy y la reina para hacerse con el poder. Seis meses después, en 1793, Godoy ocupa la Secretaría de Estado en un momento especialmente delicado debido a la actuación de la revolucionaria Asamblea Nacional francesa. Los revolucionarios franceses querían ajusticiar al rey Luis XVI, primo del monarca español, por lo que Godoy puso todo su esfuerzo en evitar este magnicidio. Al no conseguirlo la guerra sería el siguiente paso, consiguiendo poner fin al conflicto tras la firma de la Paz de Basilea (1795), no ventajosa para España pero que valió al favorito la consecución del título de Príncipe de la Paz.
Godoy cambia su actitud beligerante con Francia e inicia una etapa de colaboración tras la firma del Tratado de San Ildefonso en 1796. España hipotecará su política exterior en beneficio de Francia y conseguirá un permanente enfrentamiento con Inglaterra. La situación en el interior también es delicada, especialmente en el plano económico con una debilitada Hacienda que no se recupera con las diferentes recetas planteadas. La ruina del Banco de San Carlos supone un grave varapalo para la situación financiera del Estado y Godoy reacciona acaparando cada vez mayor poder tanto para sí como para sus colaboradores establecidos en las instituciones provinciales y locales. Para afianzar aún más ese poder se casó con María Teresa de Borbón, condesa de Chinchón y prima del monarca, por lo que emparentaba con la familia real. Sin duda, fue un matrimonio de conveniencia ya que el valido mantenía una estrecha relación con Pepita Tudó, su amante oficial con la que más tarde conviviría durante una larga temporada.
La presión del Directorio francés provocará la caída del valido en 1798, siendo sustituido por Saavedra y Urquijo. La falta de acierto de los dos ministros permite subir la popularidad de Godoy, que emplea a Pedro Cevallos -nombrado secretario de Estado en 1800- como hombre de paja y él lleva los asuntos en la sombra sin tener un cargo político específico, pero asegurándose que todos los despachos deban contar con su refrendo.
La política llevada a cabo por el valido depende cada vez más de los dictados franceses, dirigiendo tanto las acciones militares -como la Guerra de las Naranjas con Portugal de 1801- como las económicas -apoyo financiero a Napoleón contra Inglaterra-. La situación es cada vez más crítica y el emperador francés estrecha sus lazos sobre la debilitada monarquía hispánica. Napoleón promete a Godoy un reino en el Algarve portugués a cambio del permiso necesario para atravesar la península e invadir el país vecino. Las ansias de poder del valido no le permiten contemplar la realidad y ese permiso se concede. Pero la situación en el interior de la corte es delicada por la presión del príncipe Fernando, que provoca el motín de Aranjuez (marzo de 1808) que acaba con el gobierno de Godoy. Su casa es saqueada y él es ultrajado y herido por la multitud, siendo encarcelado. La intervención de la reina en su favor hizo que los franceses le llevaran a Bayona, donde se producirán las dramáticas abdicaciones que permitirán a Napoleón convertirse en rey de España.
Godoy y los reyes Carlos y María Luisa iniciaron su destierro en tierras italianas. Allí se casó con Pepita Tudó y vio como todos sus bienes eran confiscados por el rey Fernando VII. Viviría de una pequeña pensión gracias a Luis Felipe de Francia y en 1847 fue rehabilitado por Isabel II, devolviéndosele todos los bienes que le habían sido confiscados. Cuatro años más tarde fallecía en París a los 87 años.

Páginas relacionadas