Juan José de Austria

Juan José de Austria
Nacionalidad: España
1629 - 1679
Militar



Galería de obras


Comentario

Entre los numerosos hijos naturales de Felipe IV sólo uno de ellos fue oficialmente reconocido. Se trata del vástago fruto de sus relaciones con la actriz María Calderón, más conocida como la "Calderona". El niño fue bautizado con los nombres de Juan José y al ser reconocido en 1642 recibió el apellido Austria. Recibió una esmerada educación dirigida a ocupar alguna dignidad eclesiástica y en 1643 fue elevado al rango de príncipe, ingresando en la Orden de San Juan. Cuatro años más tarde obtenía el título de príncipe de la Mar y vicario de la Corona de Italia, siendo enviado a Nápoles para sofocar una revuelta popular. En febrero de 1648 las tropas españolas a su mando entraron en la ciudad italiana y acabaron con la sublevación, nombrando Virrey de Nápoles al conde de Oñate. Durante este tiempo mantuvo una estrecha relación con una joven de la familia del pintor Ribera -su hija o una sobrina- de la que nació una niña criada en el convento de las Descalzas Reales de Madrid.
Don Juan José abandonó Nápoles para trasladarse a Sicilia al ser designado Virrey, permaneciendo en la isla hasta 1651. Su siguiente misión será acabar con la Revolución Catalana iniciada en 1640. Fue nombrado comandante de los ejércitos de Cataluña y en 1652 tomó Barcelona, pasando al año siguiente a ser Virrey de Cataluña. En 1656 será Flandes su destino, también como Virrey, al considerarse que su exitosa carrera militar podía cambiar la situación de la guerra con los holandeses. Sin embargo, su derrota en la batalla de las Dunas de Dunquerque y la paz del mismo nombre firmada a continuación (1659), supusieron el inicio de su declive, regresando a Madrid para ser enviado en 1661 a Portugal como comandante en jefe, pero tampoco obtuvo ningún éxito destacado.
La muerte de Felipe IV supone el inicio de una nueva etapa en la vida de don Juan José ya que, al no ser legitimado, no pudo participar en la Junta de Regencia de Carlos II. Su deseo sería obtener la legitimación a lo que la regente Mariana de Austria y Valenzuela se oponían. Los gobernantes de Madrid pusieron en marcha un plan de alejamiento y nombraron a don Juan José comandante del ejército de Flandes, rechazando éste el cargo. Desde ese momento empezó a conjurar lo que le valió el destierro a Consuegra en agosto de 1688, siendo detenido tres meses después. Su huida a Cataluña le permitió convertirse en un elemento desestabilizador que permitió la caída del valido Nithard.
En la jura de Carlos II fue recibido en Madrid como infante y se le concedieron honores en Italia, pero él se asentó en Zaragoza donde volvió a presionar para acabar con el gobierno de Valenzuela, realizando un auténtico golpe de Estado que le permitió hacerse con el poder en enero de 1677, gestionando los asuntos de la Corona hasta su fallecimiento.

Páginas relacionadas