Aranda, conde de. Pedro Pablo Abarca de Bolea Ximénez

Conde de Aranda, busto realizado en loza de Alcora
Nacionalidad: España
Castillo de Siétamo, Huesca 1-8-1719 - Epila, Zaragoza 1798
Ministro 1793 - 1794



Galería de obras


Comentario

La familia de Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximénez de Urrea le encaminó hacia la carrera eclesiástica, ingresando en el Seminario de Bolonia. A los 18 años abandonó el seminario e ingresó en la Escuela Militar de Parma. En 1740 fue nombrado capitán en el regimiento de Granaderos Castilla, participando en la lucha contra los austriacos en suelo italiano donde resultará herido en la batalla de Camposanto. Apartado del ejército, realizó un periplo por diferentes países europeos para ampliar su formación. En París se pondrá en contacto con los enciclopedistas -Diderot, Voltaire y D´Alembert-.
En 1755 Fernando VI le nombra titular de la embajada española en Portugal y asciende a teniente general. La falta de entendimiento con Pombal motivará su relevo, regresando a Madrid para ocuparse de la Dirección General de Artillería.
Carlos III le designará embajador en Polonia y en 1763 ocupa el cargo de Capitán General de Valencia. El motín de Esquilache (1766) le permitirá continuar su carrera política de manera brillante, siendo nombrado Capitán General de Castilla la Nueva y presidente del Consejo de Castilla.
Desde ese importante cargo realizará una interesante política de claro corte reformista, contando con colaboradores de la talla de Campomanes y Moñino. Fue uno de los impulsores de la expulsión de la Compañía de Jesús (1767) y del programa de repoblación de Sierra Morena pero se granjeó la enemistad de importantes pesos pesados de la política del momento como Floridablanca, por lo que Aranda fue designado embajador en París.
Durante el tiempo que pasó en esta embajada se convirtió en valedor del apoyo militar a las insurgentes Trece Colonias norteamericanas al tiempo que es partidario de impulsar una corriente autonómica en las colonias americanas, auspiciando la creación de tres reinos: México, Tierra Firme y Perú, que serían ocupados por infantes de la Casa Real española.
Será en 1793 cuando Carlos IV ofrezca la cartera de Estado al conde, renunciando de manera casi inmediata al cargo por sus continuos enfrentamientos con Godoy debido a la postura española respecto a la Francia revolucionaria. Aranda es partidario de la neutralidad pero el favorito de los reyes plantea una respuesta militar dirigida por el general Ricardos. El enfrentamiento entre ambos estallará en una sesión del Consejo de Castilla, el 14 de marzo de 1794, siendo Aranda detenido y desterrado a Jaén. El indulto se le concedió al año siguiente y el conde se retiró a Epila donde falleció.

Páginas relacionadas