Alberoni, Julio

Alberoni, por Mulinaretto
Nacionalidad: España
Firenzuola d´Arda (Ita) 1664 - Piacenza (Ita) 1752
Primer ministro - 5-12/1719



Galería de obras


Comentario

Miembro de una familia humilde -su padre era jardinero- inició la carrera eclesiástica y en 1690 fue ordenado sacerdote, recibiendo la protección de importantes nobles. Se traslada a Roma donde conoce al duque de Vendôme, iniciándose entre ambos una estrecha amistad que llevará a Alberoni a realizar tareas de secretario para el duque, acompañándole a los Países Bajos. Al ser trasladado el duque a España por Luis XIV, Alberoni llega a la península Ibérica, ganándose el favor de la princesa de los Ursinos. El fallecimiento de Vendôme hará que Alberoni pase al servicio del duque de Parma para convertirse en su representante en Madrid.
La caída de la princesa de los Ursinos llevará al ascenso de Alberoni, convirtiéndose en el primer ministro gracias a su estrecha vinculación con Felipe V y su segunda esposa, Isabel de Farnesio. Su programa político está encaminado a la reforma de la Hacienda, interesado en la limitación de gastos y la represión de abusos, poniendo en marcha un plan de organización del comercio, la Armada y el Ejército, intentando recuperar el perdido papel hegemónico de España en Europa. También reprimirá el contrabando, regulará la importación de tabaco procedente de Cuba y fundará fábricas de cristal y paños.
La política exterior está marcada por los asuntos italianos, enfrentándose con los intereses del emperador Carlos VI. Su intento de acercamiento a Holanda e Inglaterra se verá frustrado por la firma de la Triple Alianza en 1717. El apoyo de la reina en los asuntos italianos le llevará a ocupar Cerdeña y Sicilia al año siguiente, provocando la entrada de Austria en la Alianza. Los españoles serán derrotados en cabo Pessaro y los aliados penetrarán en territorio peninsular. La presión popular y aliada motivarán el cese de Alberoni el 5 de diciembre de 1719, teniendo un plazo de tres semanas para abandonar España. Su salida del país fue rocambolesca, empleando un disfraz para huir ante la presión popular.
Se trasladará a Italia donde recibe la absolución del papa Inocencio XII y el nombramiento como obispo de Málaga. Benedicto XIV le nombrará vicedelegado en la Romania con el objetivo de incorporar San Marino a los Estados Pontificios, fracasando en el intento. Desde el cargo de vicedelegado se interesará por desarrollar una red de canales en la región de Ravena, cegando los terrenos pantanosos y encauzando las aguas de la región.

Páginas relacionadas