Alejandro VII

Catedral de Siena (Italia). Fachada
Nacionalidad: Iglesia Católica
Italia - Italia 1667
Papa 1655 - 1667



Galería de obras


Comentario

Nacido en Italia, alcanzó el solio pontificio a la muerte de Inocencio X, no sin controversias. El cónclave papal se dividió nuevamente entre los partidarios de los Habsburgo y la facción francesa, como había ocurrido en la elección del papa anterior, Inocencio X. Igualmente, el candidato francés, Sachetti, fue derrotado tras alcanzar treinta y tres votos, saliendo elegido el cardenal Fabio Chigi, antiguo legado pontificio en la Paz de Westfalia. Alejandro VII hubo de enfrentarse a la hostilidad francesa, solventada con el Tratado de Pisa (1664). Durante su mandato, Cristina de Suecia, hija de Gustavo Adolfo, arribó a Roma para fijar su residencia, convirtiéndose al catolicismo y renunciando por ello al trono. Su constante inmiscusión en asuntos vaticanos fue motivo de no pocos roces con el Papa.
El mayor problema al que hubo de enfrentarse fue consecuencia de la controversia jansenista, confirmando la condena impuesta por su predecesor en 1654 a los seguidores de Antonio Arnauld. Éste apoyó la ideología jansenista y se colocó enfrente del Papado. En 1657, los obispos franceses asumieron su sumisión al pontífice vaticano, excepto Arnauld y sus partidarios de la abadía de Port-Royal, lo que mantiene abierta la brecha en el seno del catolicismo. En 1664, Alejandro VII realizó un nuevo intento por atraerse a la totalidad de la curia francesa, proponiendo una fórmula de sumisión que, nuevamente, fue rechazada por los obispos díscolos. Murió en 1667 sin conseguir atraer para sí a los discordantes.
Alejandro VII fomentó las artes, encargando a Bernini la columnata de la Plaza de San Pedro.

Páginas relacionadas