Suárez, Inés

Ciudadela de Machu Pichu (Perú). Vista
Nacionalidad: España
Plasencia 1507 h. - Santigo de Nueva Extremadura 1580
Conquistadora



Galería de obras


Comentario

De familia humilde, su abuelo era ebanista y su madre costurera; se desconocen datos sobre su padre. Tuvo una hermana, Asunción. En 1526 se casó con Juan de Málaga; no tuvieron hijos. Entre 1527-1528 su marido se fue a Indias. Al dejar de tener noticias, en 1537 se fue a buscarle. Así, supo que había muerto en la Batalla de las Salinas, en Perú. Por ser viuda recibió tierra en Cuzco, donde se instaló, y una encomienda de indígenas. Allí, hacia 1538 conoció a Pedro de Valdivia, y como amantes fueron juntos a la conquista de Chile. En diciembre de 1540, la expedición llegó al valle del río Mapocho, donde fundaron Santiago de Nueva Extremadura. Este valle era extenso, fértil y con abundante agua potable; pero los naturales eran muy belicosos. Valdivia envió una embajada con regalos a los señores locales, pero estos dirigidos por el bravo cacique Michimalongo estuvieron a punto de arrasar la ciudad. Inés combatió en la defensa. En plena conquista de Chile convenció al clérigo Rodrigo González para que le enseñara a leer y escribir. El 9 de septiembre de 1541, Valdivia y un regimiento de cuarenta hombres abandonaron la ciudad para sofocar una rebelión en Cachapoal. El 11 de septiembre se produjo una batalla tremenda. Viendo que iban a ser aniquilados, doña Inés decapitó a siete caciques prisioneros y mostró las cabezas en siete lanzas: los mapuches huyeron. Al retirarse los indios, buscó entre los destrozos gallinas y cerdos: los españoles tenían que seguir comiendo para vivir. La acción de Inés fue reconocida tres años después (1544) por Valdivia, quien la condecoró. Además, desbarató las confabulaciones de Pedro Sancho de la Hoz contra Valdivia. Cuando este se fue a Perú en 1548 a buscar ayuda y afianzamiento como gobernador. Se entrevistó con Pedro de la Gasca. Sometido a Juicio de Residencia porque tenía enemigos en Chile que elevaron sus quejas, fue exculpado de todo excepto de su unión ilegítima con Inés Suárez. Obligado a traer a Chile a su legítima mujer doña Marina Ortiz de Gaete, don Pedro volvió de Perú en 1549, y casó a Inés con uno de sus mejores capitanes, don Rodrigo de Quiroga. Para entonces tenía ella 42 años. Tras casarse, llevó una vida tranquila y religiosa. Contribuyeron a la construcción del templo de la Merced y de la ermita de Monserrat, en Santiago. No tuvieron hijos. Tuvo 1500 indios encomendados en Colchagua, Peumo y Teno.

Páginas relacionadas