Pachacuti. Pachacuti Inca Yupanqui

Representación de un inca
Nacionalidad: Imperio incaico
- 1471
Inca 1438 - 1471



Galería de obras


Comentario

Tras el ataque de la poderosa confederación chanca sobre el Cuzco, que obligó a huir a Viracocha Inca y al sucesor por él designado, Urco, hijo de una concubina, se encarga de la defensa desesperada de la ciudad Cusi Yupanqui (Pachacuti), quien asume el cargo de jefe militar (sinchi) rodeado de sus generales. La inesperada victoria de los defensores anima a otras tribus a aliarse con los incas para enfrentarse al poder de los chancas, lo que supone para estos una fuerte derrota. La victoria le será ofrecida por Cusi Yupanqui al Inca Viracocha, para lo que viajó hasta su residencia en Xaquixahuana. Viracocha ordenó que la victoria le fuese ofrecida a quien él había designado como sucesor, Urco, pero un nuevo éxito frente a los chancas hace que Cusi Yupanqui sea coronado como rey hacia 1438 bajo el nombre de Pachacuti. Los datos sobre su reinado y su persona están a caballo entre la historia y la mitología, lo que le otorgan un carácter semirreal.
Se le atribuye la construcción del Coricancha o "recinto de oro", un templo dedicado al Sol erigido sobre una primitiva edificación. Se le atribuye también la reforma del Cuzco y la estructuración como gran ciudad, promoviendo el asentamiento de una gran cantidad de población y, por ende, organizando mejoras como la intensificación en la producción alimenticia, la implementación de un sistema de almacenamiento de alimentos y la reforma del sistema de riego. Realizadas las infraestructuras, se reestructura la malla urbana, asignando solares, creando nuevos barrios y edificando nuevas canchas. El modelo urbano y edilicio se exportará a otras regiones del Imperio, iniciándose la construcción por todo el Tahuantinsuyo de templos, depósitos, almacenes, caminos, puentes, etc.
En el ámbito militar, emprendió la consolidación y expansión de los dominios territoriales. Sus primeros objetivos se basaron en asegurar las cercanías del Cuzco, controlando las provincias sureñas de Omasayo, Aymara, Chilque y Cotapampa. También se asegura el dominio sobre los territorios de Vilcas y Soras y sobre los valles Urubamba inferior y Vilcapampa, en el área norte. Asegurada la zona de influencia cercana a la capital, encarga a su hermano Capac Yupanqui la conquista de las regiones de Angara, Huanca y Tarma, para lo que le dota de un poderosos ejército con elementos chancas. Parece ser que estos, conocidos por su fiereza, desempeñaron un brillante papel que ensombreció la victoria de los incas, por lo que Pachacuti ordenó el asesinato de los jefes chancas para prever una posible rebelión. Enterados los chancas, huyeron hacia las selvas orientales perseguidos por Capac Yupanqui, quien en su hostigamiento sobrepasó el límite del territorial del imperio y conquistó Cajamarca. Regresado victorioso al Cuzco, fue condenado a muerte por Pachacuti bajo la excusa de no haber apresado a los chancas y de haber desobedecido al emperador, si bien la razón más probable es el temor del Inca a que su hermano le dispute el trono.
Posteriores campañas le otorgan el dominio sobre los reinos de Cuismancu y Chuquimancu, en la costa, el santuario de Pachacamac y, en la región del Titicaca, sobre los lupacas y los chumpivilcas. Interesado en ampliar el imperio hacia el este, emprende la conquista de la zona de selva, pero habrá de abandonarla ante la dificultad del terreno y las enfermedades. Un nuevo intento posterior habrá de ser apartado ante la rebelión de los collas.
Hacia 1463 Pachacuti designa como heredero a uno de sus hijos más jóvenes, Tupac Yupanqui, desdiciéndose de su anterior elección que había recaído en Amaru. Pachacuti le cedió el trono en 1471, tras unos años en que habían compartido el poder y en los que Tupac Yupanqui consiguió importantes victorias militares. Alejado de la vida pública, Pachacuti murió algún tiempo después.

Páginas relacionadas