Malinche o Doña Marina. Malitzin Malinalli Ténepatl

Hernán Cortés y doña Marina (detalle), de N. E. Maurín
Nacionalidad: México
Coatzacoalcos, México 1502 h. - Ciudad de México 1529 h.




Galería de obras


Comentario

Según Bernal Díaz del Castillo, sus padres eran señores y caciques de un pueblo llamado "Painala". Gómez de Orozco supone que el nombre de su padre era Chimalpain y el de su madre Cimatl. Al quedarse viuda su madre se volvió a casar y su padrastro la vendió. Esclava de los caciques mayas de Tabasco, hablaba con fluidez su lengua materna, el náhuatl, y aprendió el idioma maya. Regalada a Hernán Cortés el 15 de marzo de 1519 por los caciques de Tabasco, junto con otras 19 mujeres, algunas piezas de oro y un juego de mantas, después de que Cortés derrotara a los tabasqueños en la Batalla de Centla o Cintla. Tras bautizarla e imponerle el nombre de "Marina" fue regalada a su vez a Alonso Hernández Portocarrero, uno de sus capitanes. En Cholula, camino del altiplano y yendo hacia el corazón del Imperio Azteca, una mujer, María Ylamateuhtli se ofreció a esconderla para salvarla de la rebelión si se casaba con su hijo pero no quiso y advirtió a Cortés. Al saber don Hernando que Malintzin hablaba náhuatl, empezó a utilizarla como intérprete náhuatl-maya, ocupándose Jerónimo de Aguilar (náufrago español que había estado cautivo y que fue rescatado por Cortés en Cozumel) de la traducción maya-español. Así, con el uso de tres lenguas y dos intérpretes, se llevaron a cabo todos los contactos entre españoles y aztecas, muy especialmente las negociaciones con el Tlatoani Moctezuma II una vez que Cortés, sus hombres y los aliados cempoaltecas y talxcaltecas entraron en Tenochtitlán. Además, Malinalli instruyó a los españoles sobre las costumbres de los mexica y su cultura; así, Cortés pudo trazar sus estrategias con más facilidad. Doña Marina sobrevivió a la Noche Triste, la del 30 de junio al 1 de julio de 1520, cuando los españoles y sus aliados tuvieron que retirarse de la capital azteca perseguidos y fueron diezmados en los combates de las calzadas que unían la ciudad lacustre con las orillas. Malintzin aprendió castellano. Tuvo un hijo de Cortés, Martín Cortés, primogénito pero ilegítimo, que fue legitimado por Bula Papal el 29 de abril de 1529 y llegó a ser Caballero de la Orden de Calatrava; casado con Bernardina de Porras, murió luchando en las Alpujarras de Granada bajo el mando de don Juan de Austria. El capitán Cortés posteriormente casó a Malintzin con un hidalgo, Juan Jaramillo, en Orizaba, y le dio como dote el pueblo de Olacla. Tuvieron una hija, María Jaramillo. Hay constancia documental de que Malintzin había muerto ya en 1529, en una epidemia de viruela que se propagó en 1528 o 1529. En la historia de México Malinche se convertirá en un símbolo del indio seducido y abandonado, dando lugar al término malinchismo, con el que se señala la entrega a lo que viene de fuera y la incapacidad para valorar lo propio.

Páginas relacionadas