Hurtado de Mendoza, Andrés

Virrey García de Mendoza, marqués de cañete
Nacionalidad: España
- 1561
Virey del Perú 1556 - 1560



Galería de obras


Comentario

Miembro de la alta nobleza castellana, ostentó el título de marqués de Cañete. Desarrolló una importante carrera militar, participando en la guerra de Granada. Su primer contacto con el mundo americano fue en Panamá donde dedicó todos sus esfuerzos a someter a los sectores insubordinados, encargando directamente a Pedro de Ursúa la pacificación de los negros rebeldes de la isla. Nombrado virrey del Perú, al llegar a Lima impuso su mano dura y expulso a todos los funcionarios que habían participado en los enfrentamientos anteriores entre pizarristas y almagristas. La labor de los corregidores y el disfrute de grandes corregimientos será duramente criticada por el nuevo virrey. Para apagar los focos de rebelión incas propuso a Sayri, hijo de Manco Capac, que abandonara Vilacamba recibiendo a cambio el título de señor de Yucay y una renta de 10.000 pesos.
La pacificación de la amazonía fue encomendada a su fiel servidor Pedro de Ursúa mientras que la conquista de los Chiriguanos y de los llanos de Condorillo sería confiada a Andrés Manso. Se extendió hacia Chile donde fundó las ciudades de Cuenca (1558), Mendoza y Osorno (1559), instituyendo la Audiencia de Chuquisaca.
La política social y militar llevada a cabo por Hurtado de Mendoza provocó fuertes críticas, especialmente entre los exiliados, quienes elevaron sus quejas al rey Felipe II. El rey prudente consideró que la rigidez política del virrey no era conveniente en una región que aún mantenía latente riesgos de guerras civiles por lo que decidió sustituir a don Andrés por don Diego López de Zúñiga, conde de Nieva. La noticia no causó buena impresión en el marqués que falleció el 30 de marzo de 1561.

Páginas relacionadas