Carlos

Príncipe don Carlos
Nacionalidad: España
Valladolid 1545 - Madrid 1568
Príncipe



Galería de obras


Comentario

Uno de los personajes más controvertidos del reinado de Felipe II es su propio hijo, el príncipe don Carlos. Su madre, María Manuela de Portugal falleció a los cuatro días del alumbramiento, que tuvo lugar el 8 de julio de 1845. El pequeño Carlos, como todos los príncipes e infantes de España, fue amamantado hasta los dos años, mordiendo los pezones de sus nodrizas, llegando tres de ellas a fallecer. Con siete años tuvo a su primer preceptor, Honorato Juan, quien consiguió que el joven se entusiasmara, durante breve tiempo, con sus lecciones. Con doce practicaba los deportes de moda y solía montar a caballo en ocasiones, lo que se distanció cada vez más porque se caía.
De carácter enfermizo, don Carlos se traslada por recomendación médica a Alcalá de Henares. Los aires de la villa madrileña parecieron sentar bien al joven ya que se recuperó de las fiebres que padecía en los últimos dos años. En Alcalá ocurrió un suceso que casi acaba con su vida. Enamorado de una hija de la portera de palacio, una noche descendió las escaleras de servicio con tanto ímpetu que se trastabilló y cayó de cabeza. Las fiebres fueron muy altas, temiéndose lo peor y llegándose a realizar la trepanación.
Sus mayores aficiones eran la comida y las juergas nocturnas. Durante una de estas juergas le cayó un jarro en la cabeza, ordenando a los guardias que quemasen la casa donde se había producido el incidente. Afortunadamente se consiguió convencer al príncipe de su error. Su crueldad a veces rayaba los límites, existiendo documentación que habla de indemnizaciones a algunos padres por las palizas que daba a sus hijos.
A los 19 años ocupó una plaza en el Consejo de Estado debido a sus ansias de ocupar un cargo público. Pronto se pensó en casar al príncipe, eligiéndose varias candidatas y concretando en doña Anna de Austria, futura esposa de Felipe II. Pero la cuestión de la boda se dilataba cada vez más y don Carlos manifestaba mayores ansias de adquirir un territorio donde gobernar. Esa es la cuestión que se apunta como la culpable de la presunta traición que le llevó al encarcelamiento y la muerte. Se obsesionó con la huida a un país lejano y fue traicionado por don Juan de Austria, quien rebeló al rey los planes de don Carlos.
El 18 de enero de 1568 don Carlos era encerrado en una torre del Alcázar de Madrid. Desde ese momento, el príncipe sólo concibió una idea: poner fin a su vida. Primero intentó hacer una especie de huelga de hambre que fue más tarde sustituida por una amplia ingesta de alimentos, acompañados de agua helada. Al tiempo que comía sin control, se paseaba descalzo y medio desnudo por la habitación. Esta actitud le provocaba la muerte a la una de la madrugada del 24 de julio de 1568. Con su fallecimiento se abría una página de la Leyenda Negra ya que los enemigos de Felipe II se aprestaron a acusarle de la muerte de su hijo, lanzando la calumnia de una relación entre el príncipe y doña Isabel de Valois, esposa del monarca.

Páginas relacionadas