Cobos, Francisco de los

Carlos V lanceando un toro en la plaza de Valladolid
Nacionalidad: España
Ubeda, Jaén 1477 h. - Ubeda, Jaén 1547
Secretario Imperial 1516 - 1547



Galería de obras


Comentario

Carlos I depositó su confianza en muy pocas personas debido a su reservado carácter. Una de ellas fue don Francisco de los Cobos, quien, tras una dilatada carrera, alcanzó el importante cargo de secretario del rey. Don Francisco pertenecía a una modesta familia andaluza con residencia en Ubeda. Su tío, Diego Vela Allide, obtuvo los cargos de contador y secretario, siendo la persona responsable de que el joven Francisco llegara a la corte, formando parte de su servicio. Poco después, Francisco pasó a la casa de don Hernando de Zafra, siendo su criado y recibiendo su confianza, lo que permitió el ascenso a escribano de cámara y público en 1503 Muerto don Hernando, Cobos pasaba al servicio de Lope Conchillos, ocupando el cargo de oficial de la Secretaría de Indias. Lentamente iba consolidando su posición administrativa al ser nombrado Contador mayor de Granada (1508), regidor de Ubeda ese mismo año, encargado del registro de concesiones, pagos y mercedes directamente por Fernando el Católico (1510) y regidor de Granada (1511). El fallecimiento de don Fernando provocó un viaje de Francisco a Flandes con el fin de cortejar a los consejeros del nuevo rey, Carlos I. El viaje cumplió sus expectativas y Cobos consiguió el apoyo de Guillermo de Croy, señor de Chievres, siendo nombrado secretario del rey el 12 de diciembre de 1516.
La escalada de Cobos continuaría a su regreso a Castilla ya que pronto sustituyó al caído en desgracia Conchillos como presidente de la Secretaría de Indias al tiempo que aumentaba su confianza con Carlos, acompañando al rey en su viaje a Flandes y Alemania del año 1520 y convirtiéndose en el principal asesor de las cuestiones españolas. Su posición mejoró tras su matrimonio con María de Mendoza en octubre de 1522 al emparentar con una de las familias de mayor prestigio en el panorama castellano, aliada tradicional de los monarcas. No exento de refriegas políticas, Cobos alcanzaba su techo cuando fue nombrado Consejero de Estado en 1529, acudiendo como tal a la coronación de Carlos como emperador en Bolonia al año siguiente. Su papel como colaborador del emperador motivará sus continuos viajes acompañando a Carlos, participando incluso en la expedición a Túnez del año 1535. Las recompensas llegaron de la mano de nuevos nombramientos como comendador mayor de León, adelantado de Cazorla, señor de Sabiote y contador mayor de Castilla.
Los últimos años de Cobos pasaron en intentar sacar la economía castellana de las primeras dificultades que empezaba a padecer por las continuas campañas militares llevadas a cabo en Europa para mantener su puesto hegemónico. El propio Felipe II recibía de su padre las instrucciones pertinentes durante su regencia para el gobierno de la nación, incluyendo en ellas el seguir el sabio consejo de don Francisco. El 10 de mayo de 1547 fallecía este insigne político andaluz en su localidad natal de Úbeda, tras un año de complicada enfermedad.

Páginas relacionadas