Miguel I

Patena bizantina
Nacionalidad: Bizancio

Emperador 811 - 813



Galería de obras


Comentario

En la lucha contra Krum de Bulgaria el emperador Nicéforos murió mientras el heredero al trono, Stavrakios, era herido. Stavrakios fue trasladado moribundo a Constantinopla para allí coronar a su sucesor, su cuñado Miguel Rangabé. A esta coronación se oponía la esposa del herido, Teófano, ya que aspiraba a hacerse con el poder de la misma manera que había hecho Irene años antes. La situación de crisis fue resuelta por el ejército cuando dio un golpe de Estado y coronó a Miguel I emperador con el apoyo del Senado.
Los dos años que gobierna Miguel I se caracterizan por la debilidad del emperador, siempre en manos de personas con un carácter más fuerte. Con el fin de congratularse con sus súbditos, realizó importantes donaciones al ejército, la corte y el clero. La Iglesia vivió momentos de esplendor y la ortodoxia floreció. Otro síntoma de debilidad se mostró en la relación con Carlomagno. A cambio de la restitución de los territorios ocupados por los carolingios, Miguel I reconocería la dignidad imperial en la persona de Carlomagno lo que indicaba la existencia de derecho de dos Imperios.
A este cúmulo de circunstancias negativas para la fortaleza imperial bizantina debemos añadir la presión de los búlgaros en los Balcanes. Las ciudades de Develtos y Mesemvria, en el mar Negro, fueron ocupadas y Krum de Bulgaria ofrecía la paz a cambio humillantes condiciones. Esta oferta motivó la división en Constantinopla hasta que las tropas de Krum obtuvieron una contundente victoria gracias a la desorganización bizantina. El 11 de julio de 813 Miguel I era destronado y León V era elevado al trono imperial.

Páginas relacionadas