Focas

Iglesia de Santa Sofía (Estambul, Turquía). Capitel del presbiterio
Nacionalidad: Bizancio
- 10-610
Emperador 602 - 610



Galería de obras


Comentario

El absolutismo instaurado por Justiniano provocó una reacción en las instituciones. La importancia política del Senado fue creciendo y en el ejército se produjo un aumento de la indisciplina al tiempo que se manifestaba cierto desánimo por una guerra sin esperanza. Cuando las tropas recibieron la orden de invernar al otro lado del Danubio se produjo una rebelión. Un oficial subalterno llamado Focas era elegido emperador y se dirigió a la capital al frente de los soldados sublevados. A su llegada a Constantinopla se extendió la rebelión y Mauricio fue destronado. El Senado ratificaba como emperador a Focas. Los ocho años que gobernó están marcados por un régimen de terror y graves luchas intestinas. Mauricio y sus hijos serían asesinados, iniciando así una oleada de ejecuciones en masa dirigido a las familias más distinguidas. Los aristócratas reaccionaron realizando continuas conspiraciones que trajeron más ejecuciones. El Partido de los Azules se puso al servicio del régimen y los Verdes se enfrentaron al poder, encendiendo la llama de la guerra civil.
Focas encontró en Roma a un importante aliado al reconocer a la Iglesia Romana como cabeza de todas las Iglesias. La política ortodoxa del emperador motivó continuas persecuciones de monofisitas y judíos en Asia Anterior.
La situación militar en las fronteras empezaba una clara decadencia. Si la situación en los Balcanes era delicada estalló un nuevo frente de conflicto en Asia, donde Cosroes II se convertía en vengador de Mauricio. La ofensiva persa contra Bizancio fue espectacular, penetrando en Asia Anterior, ocupando Cesárea y llegando hasta Calcedonia. La Península Balcánica fue invadida por grandes masas de eslavos lo que motivó que la situación del Imperio se quedara al borde de la ruina.
Heraclio, exarca de Cartago, se rebelaba contra Focas y enviaba a su hijo a Constantinopla, siendo recibido con entusiasmo por la población. Heraclio el Joven llegaba a la capital el 3 de octubre del año 610 y acababa con el régimen de terror de Focas. Dos días después recibía la corona imperial. Focas era ejecutado y su estatua del hipódromo derrumbada y quemada públicamente.

Páginas relacionadas